Dióxido de Cloro: ¿cuáles son los peligros de la ingesta?

Esta bebida continua dando vueltas en las redes sociales como posible antídoto para el coronavirus. Pero su consumo, no solo no está aprobado por la ANMAT, sino que es extremadamente perjudicial.

 

Dióxido de Cloro: ¿cuáles son los peligros de la ingesta?
Dióxido de Cloro: ¿cuáles son los peligros de la ingesta?

Ante el surgimiento del Coronavirus a comienzos del 2020 y la poca información que hubo y hay sobre el cuál es el mejor tratamiento para prevenirlo. Surgió como antídoto la ingesta de Dióxido de Cloro, como solución mágica para evitar la enfermedad.

 

Sin embargo, lo único cierto en esta pandemia es que la ingesta de Dióxido de Cloro, no solo no está aprobada por la (ANMAT), Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología, ni por  la Sociedad Argentina de Infectología (SADI),  sino que además aconsejaron no consumir productos que contengan dióxido de cloro o sustancias relacionadas (clorito de sodio, hipoclorito de sodio, lavandina) porque no hay evidencia científica sobre su eficacia y la ingesta o inhalación de estos podría ocasionar graves efectos adversos e incluso la muerte.

¿Cuáles son los peligros de consumir Dióxido de Cloro?

Al ingerirlo: 

El dióxido de cloro y el clorito sódico reaccionan de forma veloz en los tejidos humanos y, si se ingieren, pueden causar irritación de la boca, el esófago y el estómago, con un cuadro digestivo irritativo severo, con la presencia de náuseas, vómitos y diarreas. También puede provocar graves trastornos hematológicos, cardiovasculares y renales.

Al inhalarlo:

Se pueden presentar complicaciones respiratorias como bronquitis crónica y erosiones dentales.

Por otro lado, la disminución de la presión arterial puede dar lugar a síntomas graves como complicaciones respiratorias debido a la modificación de la capacidad de la sangre para transportar oxígeno.

Así mismo la exposición prolongada a este elemento pueden ocasionar daños o efectos adversos en diferentes órganos del cuerpo e incluso la muerte.

Recordemos que el 15 de agosto del año pasado un nene de cinco años murió en el Hospital de Plottier de Neuquén después de que sus padres le suministraran esta sustancia con la intención de evitar que contrajera la enfermedad.

La exposición en chicos al dióxido de cloro gaseoso podría reducir la capacidad de la sangre para transportar oxígeno más rápidamente que en adultos. Esto podría alterar el intercambio gaseoso a nivel pulmonar y generar hipoxia severa, con lo que se puede necesitar asistencia ventilatoria mecánica.

 

El consumo de esta sustancia no solo no ayuda a prevenir el coronavirus, sino que además su ingesta por la vía que sea es altamente perjudicial para la salud.Pudiendo dejar secuelas graves, ocasionar daños en órganos vitales o la muerte.

Por eso, para prevenir el coronavirus, si todavía no lo sábes son: 

  • Mantené distancia de dos metros con otras personas.
  • Usá barbijo casero que te cubra nariz, boca y mentón.
  • Lavate las manos frecuentemente con agua y jabón.
  • Tosé o estornudá sobre el pliegue del codo o utilizá pañuelos descartables.
  • No te toques la cara.
  • Ventilá bien los ambientes de tu casa y de tu lugar de trabajo.
  • Desinfectá bien los objetos que se usan con frecuencia.
  • No te automediques.
  • No compartas mate, vajilla u otros elementos de uso personal.
  • En caso de presentar síntomas, aunque sean leves, consultá inmediatamente al sistema de salud de tu localidad y seguí las recomendaciones del personal sanitario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *