La OCDE elevó sus previsiones: estima que la Argentina crecerá 8% este año

PRODUCTO BRUTO INTERNO

Tras revisar las previsiones elaboradas en septiembre, el organismo estimó que el PBI nacional se incrementará en un 8% en 2021 y en un 2,5% en 2022. El informe estimó que las exportaciones de bienes y servicios ascenderían un 8% este año, un 13,7% en 2022 y otro 8,2% en 2023.

En tanto las exportaciones de bienes y servicios ascenderan 8 este ao 137 en 2022 y 82 en 2023
En tanto, las exportaciones de bienes y servicios ascenderían 8% este año, 13,7% en 2022 y 8,2% en 2023.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) revisó al alza el crecimiento del Producto Bruto Interno (PBI) argentino tanto para 2021 como para 2022, y destacó el impulso que la economía recibió tanto del frente externo como del consumo, la inversión y la elevada tasa de vacunación.

Para la OCDE, según su nuevo informe de Perspectivas Económicas difundido este miércoles, la Argentina crecerá 8% en 2021 y 2,5% en 2022, lo cual implica una revisión al alza respecto al 7,6% y 1,9% que la entidad estimaba en septiembre último; a la vez que evaluó que se expandirá en un 2,3% en 2023.

La proyección para este año de la OCDE fue revisada progresivamente en sus informes trimestrales a medida que se acentuó la recuperación: en marzo de este año, la OCDE estimaba que el crecimiento para 2021 sería del 4,6%.

Entre otros indicadores, la OCDE también proyectó un incremento del consumo privado de 7,4% para este año y de 2,3% para el entrante.

Las causas de la mejora

La aceleración en la tasa de vacunación y la caída en los contagios de coronavirus, así como un «vigoroso» consumo privado e inversión junto con el incremento en los precios de las commodities que motorizaron las exportaciones, explican la mejora en las perspectivas locales, según el informe.

En ese sentido, la OCDE destacó el ritmo de la vacunación en el país, incluso «superando a sus pares de la región con más del 60% de la vacunación con el esquema completo».

Al mismo tiempo, subrayó la caída del desempleo a niveles similares a los del 2019, el cual se situó en 9,6%; y el crecimiento del empleo formal.

En la misma línea de los datos estimados por el informe, la secretaria de Relaciones Económicas Internacionales de la Cancillería, Cecilia Todesca Bocco, subrayó en declaraciones radiales que 2021 será «el primer año que el país crece después de tres de caídas».

Asimismo, Todesca Bocco destacó el impulso a la economía por el plan de vacunación: «En algún momento habíamos dicho que cuando estuviésemos en un buen nivel de vacunación íbamos a poder retomar todas las actividades, y en eso estamos y eso es lo que explica el aumento en la proyección de crecimiento para este año».

Foto Pepe Mateos
Foto: Pepe Mateos

Respecto al sector externo, las exportaciones de bienes y servicios, según la OCDE, ascenderían 8% este año, 13,7% en 2022 y 8,2% en 2023; mientras que las importaciones lo harían en un 18,3% en 2021, 5% en 2022 y 3,9% en 2023.

«La Argentina hoy importa US$ 3.000 millones por mes mientras que en 2019 importábamos US$ 4.000 millones, y está más integrada al mundo ahora que durante el gobierno anterior», indicó Todesca Bocco, y puntualizó que el superávit comercial se sitúa actualmente «en torno de los US$ 13.900 millones».

La funcionaria también destacó los datos provenientes de la industria y la inversión: «De todos los patentamientos de maquinaria agrícola, el 73% son producidas en la Argentina, y en el caso de los autos, la cifra es del 54%, valor que duplica la referencia de patentamientos de la industria nacional de 2019».

Además, indicó que «la industria ya está un 8% arriba de 2019, la construcción 3%, y con el mayor nivel de permisos otorgados de los últimos cinco años», y respecto del nivel de empleo, refirió que se han generado 140.000 puestos de trabajo.

Foto AFP
Foto: AFP

Los desafíos

Por otro lado, el informe de la OCDE sostuvo que la economía continua enfrentando diversas problemáticas a resolver incluyendo la alta tasa de empleo informal, la pobreza que «afecta a más del 40% de la población», así como los altos niveles de inflación.

Respecto de esto último, indicó que después de «varios meses de desaceleración», la inflación volvió a repuntar a un 52,1% anual, debido a «las altas transferencias del Banco Central al Tesoro» junto con «otros factores».

No obstante, proyecta una desaceleración para los próximos dos años, ubicándose en 44,4% anual en 2022, y 38,3% en 2023.

Según la perspectiva del organismo de cooperación internacional, los «desbalances macroeconómicos continúan afectando a la demanda doméstica y la confianza», y para resolver ello es necesario el establecimiento de «políticas fiscales prudentes y previsibles», un «menor financiamiento monetario», y, «eventualmente, eliminar los controles de divisas».

«Concebir un sendero a mediano plazo hacia la sustentabilidad fiscal ayudaría a mejorar la confianza», sostuvo la OCDE en el informe y agregó: «La eficiencia del gasto público puede ser mejorada, reduciendo el empleo público y los subsidios, y preservando; aunque mejor focalizado; el gasto social».

Foto Lara Sartor
Foto: Lara Sartor

Al mismo tiempo, pidió «reducir rigideces en el mercado laboral» e incitó a una política monetaria con «acciones más decisivas para disminuir la inflación, que afecta desproporcionalmente a los hogares de bajos ingresos».

En ese sentido, si bien para la OCDE el crecimiento en el país «seguirá siendo sólido», existen riesgos como las presiones en el mercado de divisas y la posibilidad de reducción en las exportaciones debido al fenómeno meteorológico de «La Niña», y, en ese marco, fijó como prioridad «restaurar el acceso al financiamiento a los mercados internacionales y las instituciones multilaterales» para mitigar algunas de estas problemáticas.

El crecimiento económico mundial se ralentizará y volverá a sus niveles prepandemia

La OCDE estimó que la economía mundial, tras un fuerte rebote a principios de este año, ha «perdido impulso» y volverá a niveles de crecimiento previos a la pandemia de coronavirus, y advirtió por los crecientes «desbalances y riesgos», incluyendo a la nueva variante Ómicron.

La expansión de la economía mundial se situaría en 5,6% para este año (una décima menos que en la proyección anterior), 4,5% en 2022, y volvería a una «tasa similar a la previa de la pandemia» de 3,2% para 2023, según estimó en su nuevo informe de Perspectivas Económicas.

La entidad con sede en París advirtió por los países de menores ingresos, cuya brecha corre el riesgo de incrementarse, especialmente en aquellos donde las tasas de vacunación continúan siendo bajas.

La entidad pidió por una aceleración en la distribución y el acceso de las vacunas en todo el mundo de forma «coordinada», ya que, de lo contrario, «la recuperación seguirá siendo precaria», y los focos de baja vacunación podrían ser el «caldo de cultivo» para formas más letales del virus.

Las economías avanzadas tampoco escapan de las problemáticas vinculadas con la pandemia y la OCDE recortó sus proyecciones para la Eurozona y Estados Unidos de 5,3% y 6% a 5,2% y 5,6%, respectivamente.

Respecto de la región, la OCDE recortó en 0,2% su previsión de 2021 para Brasil, proyectando un crecimiento del 5%, y al mismo tiempo lo redujo en 0,9% para el año próximo donde se espera que crezca 1,4%.

De los países del G20, se espera que para 2021 India (9,4%), Turquía (9,0%), China (8,1%) y la Argentina (8%) encabecen la recuperación.

Una de las problemáticas que explican los recortes a las proyecciones son los problemas en las cadenas de suministro, los cuales, asimismo, generó un repunte en las presiones inflacionarias mundiales, especialmente en los precios de los mercados de los alimentos, energía y otras commodities.

Asimismo, los precios de la energía y la escasez de combustible están limitando la manufactura de algunos bienes intermedios y materiales claves, además de impactar sobre todo en los hogares de menores ingresos.

En ese marco, como ejemplo, la inflación alcanzó máximos de 30 años en países como Estados Unidos, Alemania y España, mientras que se encuentra en récords de 13 años en Reino Unido e Italia.

Según la organización, la inflación en la Eurozona y Estados Unidos serán del 2,4% y 3,9% para este año, para luego ascender a 2,7% y 4,4% en 2022, y luego volver a caer en 2023.

En el caso argentino y brasileño se espera una tendencia a la baja, con un índice estimado de 49,1% y 7,8% respectivamente para, luego, descender a 44,4% (3,9% menos que en la proyección anterior) y 5,1% el año próximo.

La OCDE proyecta que las presiones de precios alcanzarán un máximo para comienzos del año próximo, pero advirtió que, de persistir, podría forzar a los principales bancos centrales a reducir sus políticas monetarias acomodaticias y de estimulo antes de lo esperado y a un mayor nivel.

Dicha reducción, subrayó la OCDE, tendrá que ser de modo «gradual» para evitar afectar a la actividad económica, y deberá permitir mantener mayores márgenes para el gasto en inversión pública y las transformaciones necesarias para el cambio climático.

Del mismo modo, la recuperación económica podría verse afectada por «nuevas y más transmisibles variantes de Covid-19», así como una posible ralentización en China (si continúan sus problemas energéticos y en el sector de propiedades) que podría impactar en otras economías.

La OCDE también alertó por el riesgo que representan las nuevas olas de coronavirus, y se refirió específicamente a la variante Ómicron cuyas posibles restricciones «podrían poner en riesgo la recuperación».

«Estamos preocupados por el hecho de que esta nueva variante, Ómicron, agrega incertidumbre al clima ya existente, lo que puede representar una amenaza para la recuperación» económica, afirmó la economista jefa de la OCDE, Laurence Boone, en el reporte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.