El Gobierno británico impone medidas contra Ómicron

Desde el viernes 10, las mascarillas volverán a ser obligatorias en todos los lugares interiores y el lunes se volverá al teletrabajo; además se impondrán pasaportes sanitarios para acceder a lugares como los clubes nocturnos.

Por la cepa micron el Gobierno impone ms restricciones a la poblacin Foto Archivo
Por la cepa Ómicron el Gobierno impone más restricciones a la población. Foto: Archivo

El primer ministro británico, Boris Johnson, anunció este miércoles nuevas restricciones contra la variante Ómicron del coronavirus, al tiempo que intentaba enfrentar la crisis política que generó una fiesta de Navidad supuestamente celebrada en Downing Street cuando estaba prohibido por la pandemia.

Desde este viernes las mascarillas volverán a ser obligatorias en todos los lugares interiores y el lunes se volverá al teletrabajo.

También se impondrán pasaportes sanitarios para acceder a lugares como los clubes nocturnos.

Con 568 casos identificados en el país, y una cifra real «seguramente mucho mayor», «cada vez está más claro que el ómicron se propaga mucho más rápido» que variantes anteriores, explicó Johnson, en una conferencia de prensa donde tuvo que defender la credibilidad de su gobierno.

Horas antes el premier manifestó sentirse «furioso» y anunció que ordenó una investigación luego de la publicación de un video en el que funcionarios de su entorno bromean sobre celebrar una fiesta la Navidad pasada, violatoria de restricciones por el coronavirus.

Horas después, la exvocera de Johnson, principal protagonista del video, anunció su renuncia argumentando que no quería que su caso distrayera al Gobierno mientras lidia con el coronavirus, pero sin decir si hubo o no una fiesta.

El video echó nafta al fuego tras días de versiones periodísticas y acusaciones de que funcionarios del Gobierno conservador habían incumplido las normas que debían respetar todos los demás habitantes del Reino Unido.

Boris Johnson flaqueado entre las nuevas restricciones y el escndalo de algunos de sus funcionarios Foto Archivo
Boris Johnson flaqueado entre las nuevas restricciones y el escándalo de algunos de sus funcionarios. Foto: Archivo

“Entiendo y comparto el enojo que hay en todo el país» sobre la presunta violación de las restricciones por el coronavirus por parte de funcionarios designados de la residencia oficial del primer ministro, dijo Johnson ante el Parlamento.

“Yo también me puse furioso al ver el video. Me disculpo sin reservas por la ofensa que ha causado en todo el país y me disculpo por la impresión que da», agregó ante los diputados de la Cámara de los Comunes, informó la cadena BBC.

Johnson dijo que ordenó al jefe de gabinete, Simon Case, investigar, y dijo que habrá castigos para quienes hayan roto las reglas.

Agregó que los funcionarios bajo sus órdenes directas le habían “asegurado repetidamente que no hubo ninguna fiesta ni se violó ninguna regla de Covid».

Durante días, la oficina del premier había rebatido informes de que funcionarios del entorno de Johnson celebraron una fiesta en diciembre de 2020 -con vino, comida, juegos e intercambio de regalos incluidos- cuando las restricciones sanitarias prohibían todo tipo de reuniones sociales.

Según múltiples medios británicos, la fiesta tuvo lugar el 18 de diciembre, un día antes de que Johnson ajustara aún más las restricciones y prohibiera las reuniones de Navidad de familiares no convivientes.

El video, filmado el 22 de diciembre y difundido anoche por la cadena ITV, muestra a la entonces vocera de Johnson, la secretaria de prensa Allegra Stratton, bromeando sobre una fiesta prohibida en la residencia oficial del primer ministro en Londres, en la calle Downing Street.

La grabación parece mostrar a funcionarios fingiendo que están celebrando una conferencia de prensa, a manera de ensayo antes de enfrentar a los medios.

Un asesor, que hace las veces de periodista, dice«He visto informes en Twitter de que hubo una fiesta de Navidad en Downing Street el viernes a la noche. ¿Puede confirmar esos informes?».

En medio de risas, Stratton contesta: «¿Cuál sería la respuesta?» Otra voz se escucha decir: «No fue una fiesta, fue queso y vino».

“¿Queso y vino está bien? Fue una reunión de trabajo», responde Stratton, riéndose.

En declaraciones a medios frente a su casa, la mujer dijo que el pueblo británico había hecho grandes sacrificios y se disculpó por sus comentarios en el video que, según dijo, «parecieron burlarse de las reglas» sanitarias.

La policía británica dijo que estaba mirando el video en relación con «denunciadas violaciones» a las regulaciones sanitarias.

El líder del opositor Partido Laborista, Keir Starmer, dijo que el primer ministro debería sentirse «avergonzado».

“Millones de personas piensan ahora que el primer ministro los estaba tomando de tontos y que se les estuvo mintiendo. Tienen razón, ¿no?», dijo.

Una asociación de familias de víctimas mortales del coronavirus denunció «el comportamiento de personas que se creen por encima de nosotros».

«No hay palabras para describir lo molesto y vergonzoso que es escuchar al equipo de Boris Johnson bromear sobre el incumplimiento de las normas que ellos mismos establecieron, mientras otros (…) solo pudieron despedirse de sus seres queridos a través de una pantalla», lamentó la asociación en un comunicado.

Con 66 millones de habitantes, el Reino Unido es uno de los países más castigados de Europa por la Covid-19, con más de 145.500 muertos desde el inicio de la pandemia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.