El coronavirus y el ruido político ya se dejaron ver en el Perú de 2022

 CRISIS

AUDIO

Los analistas coinciden en que, con el coronavirus al ataque en una «tercera ola» y con la clase política lejos de consolidar la gobernabilidad, el país, aún con números relativamente buenos, no podrá retomar el camino del crecimiento económico.

POR GONZALO RUIZ TOVAR

El Gobierno redujo el aforo en locales pblicos y aument de dos a cinco horas diarias el toque de queda nocturno
El Gobierno redujo el aforo en locales públicos y aumentó de dos a cinco horas diarias el toque de queda nocturno.

La pandemia de coronavirus y la constante tensión política, que llevaron drama a Perú en 2021, mostraron los dientes pronto en 2022, como para advertir que los números relativamente buenos de la macroeconomía no son garantía.

El ministro de Salud, Hernando Cevallos, anunció el martes el ingreso a una «tercera ola» de coronavirus. El ritmo de infectados creció con fuerza en los últimos días y, aunque los desenlaces fatales no van al mismo ritmo, es necesaria la adopción de medidas.

Por lo pronto, el Gobierno de izquierda del presidente Pedro Castillo redujo el aforo en locales públicos y aumentó de dos a cinco horas diarias el toque de queda nocturno. Se descuenta que habrá nuevos anuncios.

Mientras tanto, la reaparición de los congresistas, tras la breve pausa de fin de año, ratificó que el aire sigue cargado. El reto a unapelea del miércoles entre el oficialista Guido Bellido y el opositor Ernesto Bustamante es una pintura anecdótica, pero descriptiva.

Por eso, los analistas coinciden en que, con el coronavirus al ataque y con la clase política lejos de consolidar la gobernabilidad, Perú, uno de los países de América Latina cuya economía creció más en las últimas décadas –al margen de cuestionamientos sobre cómo se distribuyó ese crecimiento- no podrá retomar el camino.

«Seguiremos generando empleo y bienestar, reduciendo desigualdades y asegurando la estabilidad macroeconómica, siguiendo con lo bueno y cambiando lo que se requiera»

Pedro Francke, ministro de Economía

Para el economista del Grupo Justicia Fiscal Perú Armando Mendoza, la resiliencia mostrada por Perú estará de nuevo a prueba, en medio de cifras que quizás podrían invitar a un moderado optimismo. O que, por lo menos, son mejores que las del vecindario.

«Seguiremos generando empleo y bienestar, reduciendo desigualdades y asegurando la estabilidad macroeconómica, siguiendo con lo bueno y cambiando lo que se requiera», prometió, por su parte, el ministro de Economía, Pedro Francke.

«Para seguir avanzando por ese camino, la concertación y la gobernabilidad democrática son requisitos esenciales», agregó Francke, académico con el reto de ser el primer economista abiertamente de izquierda en ocupar la cartera.

El Producto Bruto Interno de Perú creció 13% en 2021. Según un cuadro del Ministerio de Economía, es la única economía latinoamericana, aparte de la de Chile (11,1), en llegar a dos dígitos. Por detrás están Argentina (8,6), Colombia (8,6), México (5,8), Bolivia (5,7), Brasil (4,9) y todos los demás.

Además, según la Comisión Económica para América Latina (CEPAL), Perú será el que más crezca en Sudamérica en 2022,con 4,4%, sobre 4,0 de Paraguay, 3,8 de Bolivia, 3,2 de Chile, 3,2 de Uruguay y 2,7 de Argentina.

Analistas independientes creen en una incidencia del ruido poltico en la economa derivado no solo de errores de Castillo sino tambin de la hostilidad de la oposicin
Analistas independientes creen en una incidencia del ruido político en la economía, derivado no solo de errores de Castillo, sino también de la hostilidad de la oposición.

La oposición de derecha, en «guerra» permanente contra presidente al que quiere destituir desde el Congreso, no ve motivos de orgullo en esas cifras, pues las considera un «efecto rebote» lógico tras el desastroso 2020, cuando la economía peruana cayó en 11 % por la pandemia.

Empero, para analistas independientes, como Mendoza, la pandemia golpeó a todo el mundo, por lo que sí hay mérito en la reversión –lograda sin mayor impacto en el déficit fiscal y sin aumentos de deuda externa-, tanto de la gestión de Castillo como de la de su antecesor, Francisco Sagasti.

«La perfomance de la economía peruana ha sido impresionante», resumió Mendoza en una entrevista por Instagram para el diario La República.

El Gobierno también señala que hay otros elementos para resaltar: por ejemplo, según el viceministro de Economía, Álex Contreras, la inversión pública llegó al equivalente de casi 10.000 millones de dólares, lo que supera en 23% los niveles prepandemia.

Asimismo, la ejecución pública del presupuesto -problema recurrente atribuido en gran parte a mala calidad de los cuadros técnicos en los Gobiernos departamentales, provinciales y distritales-, llegó a un 71% sin precedentes.

Mendoza agregó, en ese marco, que la inversión privada no solo retomó los niveles prepandemia sino que los superó levemente, pese a los interrogantes que genera Castillo, a quien la oposición llama «comunista».

Según el ministro Francke, la captación de inversión extranjera será clave en 2022. Los proyectos mineros, que requieren consensuar los intereses de los empresarios con los de los pobladores de las zonas de extracción, serán decisivos.

Francke, además, destacó que en su gestión se crearon 340.000 empleos formales, aunque admite que eso es insuficiente. Según se calcula, solo en Lima se perdieron por la pandemia cerca de medio millón de trabajos, sin contar las distorsiones derivadas de que más del 70% de la economía que se mueve en la informalidad.

Pero hay dos números de los que el Gobierno no puede sacar pecho: la inflación y la devaluación monetaria. Entrelazados, le trajeron problemas al peruano corriente, que se mueve al margen del mundillo político.

La inflación llegó a 6,4%, la mayor desde 2008. Para el presidente del Banco Central de Reserva, Julio Velarde, un liberal ortodoxo que aceptó seguir en el cargo con Castillo, no es un problema exclusivo de Perú y debe verse desde esa óptica.

Segn la CEPAL Per ser el que ms crezca en Sudamrica en 2022 con 44 Foto Agencia Andina
Según la CEPAL, Perú será el que más crezca en Sudamérica en 2022, con 4,4%. Foto: Agencia Andina

El dólar, entretanto, aumentó en 10,8% en medio del ruido político de las constantes crisis y ayudó a la espiral alcista. Hubo que pagar hasta 4,13 soles cuando Bellido, primer jefe del gabinete ministerial, complicaba a Castillo con una retórica de confrontación. Ahora bordea los 3,96 soles.

Para el exministro de Comercio Alfredo Ferrero, constante entrevistado por medios de la oposición, el dólar sube «porque Castillo es presidente y eso genera inestabilidad».

Velarde, sin embargo, señala que el problema es general. Incluso la vecina Colombia tiene mayor devaluación.

Pero analistas independientes sí creen en una incidencia del ruido político, derivado no solo de errores de Castillo, sino también de la hostilidad de la oposición.

No hay manera de apartar la economía de la política, dicen los expertos. Por eso, al margen de medidas específicas que puedan tomarse, los problemas seguirán si no se buscan y consiguen consensos, a lo que se suma el molesto virus que no deja de dar vueltas al país y al mundo entero.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *