Cien niños que padecen una de las formas más severas de epilepsia y son pacientes del servicio de Neurología del Hospital Garrahan participan del primer estudio en pediatría del país, sobre los efectos del uso de cannabis medicinal como fármaco paliativo, informó el presidente de ese centro de salud, Carlos Kambourian.

Según datos oficiales, en la Argentina el 1% de la población padece epilepsia, y el 20% se trata de casos muy graves. En la población pediátrica se habla de unos 120.000 casos en el país, con el mismo porcentaje de casos graves. Son esos los chicos que participan del estudio, ya que no responden a ningún tipo de tratamiento disponible actualmente -como los anticonvulsivos, las dietas especiales e incluso las cirugías- y sufren crisis repetitivas que llevan a un deterioro cognitivo, conductual y motor.

Así, la investigación consiste en “el estudio científico de uso de cannabis medicinal como parte del tratamiento en pacientes con encefalopatías epilépticas, un tipo severo de epilepsias refractarias que son de difícil control y no tienen respuesta terapéutica”, explicaron desde el Garrahan, y adelantaron que los primeros resultados se conocerán “recién en seis meses”.