Silvina Tornati, quien estuvo detenida acusada de estafas a la obra social IOMA por la compra de medicamentos truchos y hasta internaciones domiciliares que nunca se realizaron, fue hallada muierta este miércoles.

La víctima era esposa del médico Julio Alberto Tamburelli, con quien estuvo detenida en 2016 acusados de fraude en perjuicio de la administración pública. El matrimonio es propietario de una empresa de internaciones domiciliarias situada en la ciudad de Tandil,Córdoba.

Jorge Paolini, fiscal de Delitos Complejos de La Plata, el médico y su ex mujer defraudaron al IOMA mediante la presentación de documentación falsa que daba cuenta de la prestación de un servicio de internación domiciliaria para la afiliada María Luisa Sánchez, el cual nunca se llevó a cabo.

Por la presentación falsa, el IOMA abonó 58 mil pesos a la cuenta de la sociedad de los involucrados. Los acusados fueron detenidos pero salieron tras pagar 30 mil pesos de fianza cada uno. La investigación de esta causa se inició a partir de la presentación del actual titular del instituto, Sergio Cassinotti.