A 12 años del crimen de Érica Soriano, su madre pide que investiguen qué sucedió con su cuerpo

 NUNCA FUE HALLADA

«Si bien Lagostena está preso, no es suficiente. Nunca dijo lo que hizo con el cuerpo. Hay algo que no está terminado», afirmó en diálogo con Télam María Ester Romero, quien apunta sus esperanzas a que algún complice del único condenado por el hecho «se quiebre».

POR IAN WERBIN

Foto Florencia Downes
Foto: Florencia Downes

A 12 años del crimen de Érica Soriano, quien desapareció el 20 agosto de 2010 en el partido bonaerense de Lanús y nunca fue hallada, la madre pidió que la investigación continúe para saber qué sucedió con el cuerpo de su hija y sostuvo que «mantiene la esperanza» de que algún cómplice de Daniel Lagostena, el único condenado por el hecho, «se quiebre».

«Si bien Lagostena está preso, no es suficiente. Nunca dijo lo que hizo con el cuerpo. Hay algo que no está terminado», afirmó María Ester Romero, mamá de Érica Soriano, en una entrevista con Télam, en la que recordó con melancolía a su hija y sostuvo que «mientras haya tiempo, siempre se puede seguir la investigación».

En ese sentido, María Ester tiene la «convicción» de que el único condenado por el hecho contó con la ayuda del dueño de una funeraria para deshacerse el cuerpo de Érica.

«Una de las personas que debe ser investigada es Leonardo de Simone, que era quien estaba a cargo de la funeraria ‘La Paz’. Ese lugar anteriormente pertenecía a Daniel Lagostena», sostuvo la mujer, quien además reveló que ese hombre ahora vive en la casa que antes pertenecía al padre del presunto asesino.

«Si bien Lagostena nunca lo va a decir porque es un psicópata, puede haber gente alrededor que no lo sea y alguien hable o se quiebre. Esa es mi esperanza. Eso no me va a hacer recuperar a mi hija, pero no me gusta dejar las cosas a la mitad»

María Ester Romero

La madre de Érica agregó: «No está registrado que le haya comprado la casa al padre de Lagostena. Es muy raro. Yo creo que De Simone está muy implicado en lo que pasó con mi hija».

Al respecto, la mujer dijo que buscará contactarse en las próximas semanas con el fiscal de la causa, Gerardo Loureyro, para pedirle que reanude la investigación y confesó que sigue teniendo esperanzas de que «alguien hable o se quiebre» para terminar de determinar qué fue lo que pasó aquella noche del 20 de agosto del 2010.

«Si bien Lagostena nunca lo va a decir porque es un psicópata, puede haber gente alrededor que no lo sea y alguien hable o se quiebre. Esa es mi esperanza. Eso no me va a hacer recuperar a mi hija, pero no me gusta dejar las cosas a la mitad», aseguró.

Foto Florencia Downes
Foto: Florencia Downes

El crimen y la investigación

En la investigación se acreditó que el 20 de agosto de 2010, Lagostena y Érica (30), entonces embarazada de dos meses y medio, llegaron a las 20.30 al domicilio que compartían en la calle Coronel Santiago 1433, en la localidad bonaerense de Lanús, tras visitar a un obstetra del Sanatorio Mater Dei, ubicado en el barrio porteño de Palermo.

Se estableció que a las 22.13 Érica habló con una amiga, quien luego declaró que se dio cuenta de que en el viaje iba manteniendo una pelea con Lagostena.

Cerca de la medianoche, el imputado comenzó a intercambiar mensajes con uno de sus sobrinos, con quien hasta entonces -según quedó acreditado en la investigación- no tenía un trato cotidiano ni habitual.

Alrededor de las 5 del día siguiente, un teléfono celular a nombre de la madre de ese joven registró llamadas salientes en el centro porteño y la Costanera Norte, y luego en Lanús, donde las intensidades de las comunicaciones despertaron la atención de los investigadores porque no era habitual el horario ni el patrón de las mismas.

Durante el juicio se analizaron los testimonios de más de 40 testigos y los mails intercambiados entre la pareja, tras los cuales se concluyó que la relación estaba atravesando una crisis por los celos y la desconfianza de Lagostena.

Tras la desaparición de la mujer, los peritos que buscaron rastros en la casa de la pareja hallaron la chimenea caliente, pese a que ese día hacía 24 grados, y restos de poliéster que se correspondían con una prenda de ropa interior de Érica, por lo que se presume que el presunto homicida quemó allí su vestimenta.

También se encontró una mancha de sangre debajo de una mesita ratona que fue detectada con el reactivo Luminol, pero como había sido lavada sólo se pudo determinar que era de mujer.

Además, durante el debate, se analizaron los testimonios de más de 40 testigos y los mails intercambiados entre la pareja, tras los cuales se concluyó que la relación estaba atravesando una crisis por los celos y la desconfianza de Lagostena.

Condena

Finalmente, el hombre fue condenado el 11 de julio de 2018 a 22 años de prisión por el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 9 de Lomas de Zamora, acusado del «homicidio en concurso ideal con aborto en contexto de violencia de género» en perjuicio de su pareja.

Por su parte, el abogado del condenado, Francisco Oneto, aún aguarda una resolución por parte de la Corte Suprema de Justicia de la Nación (CSJN), tras presentar en agosto del año pasado un recurso en queja, luego de que la Sala I de Casación Penal bonaerense le rechazara por «inadmisible» un recurso extraordinario federal para que se revise la condena de Lagostena.

En ese entonces, Oneto planteó, entre otras cuestiones, que el tribunal que juzgó a su defendido en 2018 incurrió en «una errónea y absurda valoración de la prueba, afectando el principio de congruencia».

Mientras tanto, Lagostena cumple su pena hace 6 años en el pabellón 4 de la Unidad Penitenciaria número 1 de Olmos, del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB).

Fuentes de la investigación dijeron a Télam que ese pabellón cuenta con 18 celdas con capacidad para dos personas cada una, que Lagostena está cursando una tecnicatura en industria textil y tiene buena relación con los otros presos.

Daniel Lagostena condenado por el crimen Foto archivo
Daniel Lagostena, condenado por el crimen / Foto archivo.

«La frase que dice que el tiempo lo cura todo es mentira»

Por otro lado, la madre de Érica admitió que «los momentos feos reaparecen ante cada caso en el que una chica no vuelve a su casa».

«Yo remuevo lo que pasó con Érica no solo cuando se acerca la fecha del aniversario. Me pasa cada vez que una chica desaparece. Estaba hablando con una mamá que le pasó lo mismo. Ella me contaba que se desespera porque cuando llega la noche, se imagina que ella está por ahí en la calle con frío. A mí me pasaba eso con Érica cuando no aparecía los primeros días», relató María Ester.

«Lamentablemente la frase que dice que el tiempo lo cura todo es mentira. El tiempo pasa y parece que fue ayer. Decí que tengo a mis hijos, mi familia y cosas para hacer que me mantienen bien», agregó la mujer que ahora es vicepresidenta de la Organización No Gubernamental (ONG) Asociación de Padres «De Adentro Para El Mundo», que lucha por la inclusión de personas con discapacidad.

Foto Florencia Downes
Foto: Florencia Downes

Por último, María Esther recordó a su hija como una «mujer graciosa y divertida».

«Yo la recuerdo en los mejores momentos. Lo que me hace bien es agradecer. Porque me doy cuenta que pude estar con ella en sus treinta años de vida, que logré conocerla y ser su mamá», concluyó.

Foto Florencia Downes
Foto: Florencia Downes

Al igual que Pachelo, Lagostena se defiende en las redes

El condenado a 22 años de prisión por el crimen de Érica Soriano creó un grupo en la red social Facebook, donde cuenta «su verdad» de los hechos, tal como ocurrió durante esta semana con Nicolás Pachelo, el principal acusado del crimen de la socióloga María Marta García Belsunce, ocurrido hace casi 20 años en el country Carmel, de Pilar.

«Él tiene Facebook. ¿Cómo es posible que una persona que asesinó a otra, pueda tener la libertad de hablarle al mundo a través de las redes sociales? Son cosas que no me puedo explicar. Me fijo lo que hace. No me puedo desentender del todo. Esas cosas me molestan mucho», señaló al respecto María Ester, mamá de la víctima.

En ese sentido, la mujer alertó que el hombre condenado por el crimen de Érica se mantiene activo en la red social Facebook bajo el nombre «Dani Lagos», donde creó un grupo llamado «Érica Soriano, Daniel Lagostena y el hijo de ambos, justicia y verdad», el cual que tiene casi 300 miembros.

Para la madre de Érica, Lagostena, que pasa sus días en la Unidad 1 de Olmos del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB), realiza desde allí publicaciones donde se jacta de su inocencia, a pesar de que existe una disposición desde el aislamiento por la pandemia por el coronavirus que, si bien habilita a los detenidos a tener teléfonos celulares dentro del penal, tienen prohibido el acceso a las redes sociales.

En dicho grupo, se comparten, en repetidas ocasiones, capturas de pantalla con supuestas conversaciones que mantuvo por mail con Érica Soriano, semanas antes de su desaparición.

A su vez, la última publicación fue realizada el 16 de julio, en la que difundió una imagen con la leyenda «Todo lo que dice la televisión es mentira».

La denuncia de María Ester tuvo lugar días después de que Nicolás Pachelo, principal acusado en el tercer juicio por el crimen de María Marta García Belsunce, abriera un perfil en Instagram y un canal de YouTube, donde adelantó que contará su versión sobre los hechos que se le imputan.

En un video, Pachelo hizo una descripción de la investigación que se llevó a cabo por el crimen de la socióloga y, tras un pedido de los fiscales que tienen a su cargo el juicio oral, los jueces ordenaron que le secuestraran el teléfono celular.

El abogado de Lagostena dijo que su condena estaba «plagada de falacias»

El abogado de Daniel Lagostena (61), Francisco Oneto, difundió en sus redes sociales un video analizando el crimen de Érica Soriano y dijo que los jueces “no sabían por qué” condenaron a su defendido y que la sentencia estaba “plagada de falacias”.

“Jamás vi una condena que en el relato de los hechos que la motivan, los jueces reconozcan que no saben lo que pasó. Cuando lo condenan a Lagostena, los propios jueces admitieron que no sabían por qué lo condenaban”, opinó Oneto en un video de 20 minutos subido a su canal de Youtube, donde cuenta con más de 100 mil suscriptores.

Allí, cuestionó el fallo del Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 9 de Lomas de Zamora, que condenó en 2018 a Lagostena a 22 años de prisión, y expresó que los magistrados lo “condenaron por las dudas” ya que nunca pudieron probar “cómo la mató” y “cómo hizo para deshacerse del cuerpo”.

“Lo llamativo de esto es que si no saben cómo la mató, suponiendo que la haya matado, pudo haber sido un accidente. No necesariamente tuvo que haber sido un homicidio doloso”, afirmó Oneto en el video, publicado en septiembre del 2021 y que ya tiene más de 40 mil reproducciones.

Además, el abogado defensor de Lagostena resaltó que en el hecho “no hay prueba directa ni hay prueba indiciaria de lo que ocurrió”.

“Lo que hubo en este caso fue un sesgo de confirmación. Es decir, se parte de la base de que Lagostena mató a su pareja y se empiezan a buscar elementos que confirmen esa circunstancia sin encarar la investigación de forma objetiva”, remarcó Oneto y concluyó: “La sentencia es un manantial de falacias”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.