A 30 años del atentado, el titular de AMIA cuestionó que la causa esté “en manos de un juez temporal”.

Invitado por la Cámara de Diputados, Amos Linetzky aseguró que es inconcebible que siendo “la causa más importante en la historia de la Justicia Argentina” la fiscalía no haya presentado «avances significativos» y que no haya una «legislación adecuada para investigar y prevenir» el terrorismo.

Amos Linetzky, titular de AMIA

El titular de AMIA, Amos Linetzky, cuestionó hoy que la causa por el atentado terrorista contra el edificio la mutual argentina, al cumplirse 30 años del fatídico hecho, esté “en manos de un juez temporal” siendo “la causa más importante en la historia de la Justicia Argentina”. 

“La causa más importante en la historia de la Justicia argentina y uno de los peores atentados terroristas sufridos en la historia de la humanidad está a cargo de un juez temporal”, reprochó. 

“Hace un año si nos juntábamos íbamos a nombrar a un juez, hoy es otro y quizá en un tiempo sea otro. Es una causa que si ponemos todos sus cuerpos en el piso probablemente tome varios kilómetros”, graficó al brindar testimonio en una reunión de la comisión de Derechos Humanos de la Cámara baja.

Al encuentro asistieron la canciller Diana Mondino, y el presidente de la Cámara de Diputados, Martín Menem, que escucharon a Linetzky y a familiares de víctimas del atentado.

El presidente de AMIA no solamente apuntó sus dardos contra la Justicia sino que también envió un tiro por elevación al Congreso por no actualizar la legislación “para investigar y prevenir” al terrorismo.

“Los legisladores tienen que preguntarse qué pueden hacer para aprender del pasado y para aprender de estos atentados. La legislación argentina no es adecuada para investigar y para prevenir el terrorismo”, aseguró.

Para Linetzky, “otros países que sufrieron atentados de inmediato legislaron leyes adecuadas para investigar, para perseguir, para prevenir un delito que no es igual a los demás, es mucho más complejo”.

Y puso como ejemplo a Francia, cuya legislación “incluye un cuerpo de jueces especializados, un sistema de compensación especial para las víctimas, un sistema preventivo de monitoreo en lugares públicos, cruce de base de datos, colaboración entre servicios de inteligencia, combate al ciberterrorismo y rastreo de fuentes de financiamiento”.

Según dijo, en estos 30 años el Estado argentino “no ha estado a la altura de las circunstancias y creo que un Estado que no aprende de sus errores está condenado a repetirlos”.

“No entendemos cómo no se pudo evitar un atentado que vino dos años después de otro de similares características (a la embajada de Israel). No se puede entender cómo la fiscalía no presenta avances significativos. No podemos entender cómo el Poder Ejecutivo y Legislativo no se ponen de acuerdo en el nombramiento de jueces federales”, comentó, indignado.

No hemos aprendido nada, tenemos un deseo de llegar a la verdad pero estamos lejísimos de la verdad”, concluyó el dirigente comunitario, que aclaró que no pierde la esperanza de llegar a “algún 18 de julio” y poder “ver un país con Justicia, sin impunidad”.

También brindó su testimonio Sofia Kaplinsky de Guterman, madre de Andrea Guterman, una de las 85 víctimas fatales del atentado terrorista de 1994.

“Esta conmemoración del atentado a la AMIA que se está realizando en el Congreso es extraordinaria. Nosotros en el Congreso teníamos una deuda que tiene que ver con entender que el atentado a la AMIA, como también lo fue el atentado a la Embajada de Israel, fueron contra el pueblo argentino y que por lo tanto son temas que es necesario traer a esta Cámara”, reflexionó. 

“En 30 años no hemos obtenido ni verdad ni justicia. Son deudas pendientes. Queda todavía hoy la necesidad de esclarecer por completo lo que ha sucedido allí”, agregó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *