Por Luis Mendoza
lmendoza@cronica.com.ar

Con la conducción del presidente de la comisión de Legislación General, Daniel Lipovetsky, quien hizo cumplir estrictamente la metodología del debate, en el bloque matutino volvieron a exponer los que están a favor de los proyectos que apuntan a habilitar la interrupción voluntaria del embarazo hasta las 14 semanas de gestación y por la tarde lo hicieron los que se pronunciaron en contra.

Faltazos en todas las comisiones

Comisión Legislación Gral
Total 31 diputados:
14 presentes
17 ausentes

Comisión Leg Penal
Total 31:
9 presentes
22 ausentes

Comisión Familia
Total 31:
21 presentes
10 ausentes

Comisión Salud
Total 35:
14 Presentes
21 ausentes

La escritora Claudia Piñeiro expresó su apoyo a la práctica del aborto, con un concepto que mereció el aplauso de buena parte del poco poblado Salón de Conferencias del Anexo “C”: “No permitamos que nos roben la palabra vida, nosotros también estamos a favor de la vida. Por la vida estamos todos”, disparó y extendió ese pedido al presidente Mauricio Macri, quien se había pronunciado en el Congreso en ese sentido.

El abogado Roberto Gargarella desestimó los planteos sobre la constitucionalidad de la norma en discusión, al señalar que “la Constitución no es un coto de caza cerrado”.

La ex diputada nacional María Elena Barbagelata (Partido Socialista), consideró que la penalización del aborto “vulnera los derechos de las mujeres”, porque “implica considerar que la mujer no es un sujeto de derechos, sino una cosa, que no puede decidir sobre su cuerpo”.

El escritor y editor Alejandro Katz dijo que “de lo que se trata no es de ganar una discusión, sino en llegar al bien común” y señaló que “un cambio en la legislación no provocará un cambio en las prácticas, sino en las condiciones en que éstas se realizan, permitiendo que sean sanitarias y efectivamente adecuadas”.

El médico Mario Sebastiani opinó que “afirmar que el embrión es una persona desde el momento de la concepción, puede ser válido para un legislador, para una ley o para una religión, pero no lo es para la filosofía y no lo es para la ciencia”.

La otra visión

Por la tarde, el ex senador nacional Eduardo Menem, convencional que participó en la reforma constitucional de 1994, manifestó a los legisladores que “si quieren despenalizar el aborto, tendrían que desmontar todo un sistema jurídico”. Argumentó que el proyecto de interrupción voluntaria del embarazo no es compatible con los tratados internacionales de derechos humanos incorporados a la Constitución Nacional. Agregó que “la vida comienza en la concepción, es decir, en la fecundación del óvulo por el espermatozoide, generando así el embriónNo se trata de un argumento metafísico ni de una cuestión teológica”, enfatizó desde el atril.

Otra oradora en contra de despenalizar el aborto fue la referente social de la Villa 31, Lorena Fernández.

Las reuniones informativas convocadas por las comisiones de Legislación General, Salud, Familia y Mujer y Legislación Penal se reanudarán desde las 10 del martes próximo.