“Hasta el último día de mi vida voy a seguir exigiendo justicia”, sostuvo con desesperación Soledad Cabrera, la mamá de dos pequeños que fueron abusados por el portero de laEscuela N° 36, en General Pacheco, a la que asistían. Hoy la mujer está desesperada porque, a pesar de todo lo que luchó, las autoridades judiciales archivaron la causa. “Necesito que me ayuden a reactivar esto, no tengo dinero para solventar abogados”, dijo a Crónica.

Todo ocurrió durante 2015, cuando uno de sus hijos, en aquel entonces de ocho años, le dijo que su hermanita había sido abusada por el portero del colegio, un sujeto llamado Cristian Daniel Pacheco, de 27 años. Luego el mismo pequeño reconoció que él también había sido víctima de los abusos.

“En una oportunidad los sacó de la escuela con los ojos vendados y las manos atadas. Les tomaron fotos desnudos en una casa”, sostuvo Soledad. Entonces, la mujer radicó la denuncia ante la Fiscalía de Violencia de Género del Departamento Judicial de Tigre, a cargo de Marcelo Fuenzalida, quien caratuló los hechos como abuso simple.

El fiscal no pidió la detención del portero argumentando falta de mérito, aun cuando las pericias psicológicas ratificaron la veracidad de los dichos de los niños, ni ordenó que declararan ante cámara Gesell. “Es indignante porque esta persona está libre, trabajando en el mismo establecimiento”, indicó. “Fui a la fiscalía y me dijeron que archivaron la causa. Nadie me avisó”, concluyó Soledad.