El ministro de DefensaOscar Aguad, declaró este lunes que “sería un disparate invertir” 4 mil millones de dólares en reflotar al submarino ARA San Juan, que sufrió un accidente el último 15 de noviembre de 2017 y se precipitó al lecho marino.

De esta manera, aseguró que: “Sería un disparate invertir esos recursos, es una opinión personal. En un país con un 30 por ciento de pobreza sería un disparate”.

Luego, aclaró que: “Es probable que si uno intentara algo, porque por ejemplo hay que perforarlo para agarrarlo, se puede romper en pedazos”.

“Es imposible tecnológicamente, no existe la tecnología adecuada”, insistió el funcionario, tal como lo había hecho días atrás en conferencia de prensa.

Según aseguró Aguad, “el submarino está en una profundidad que los técnicos dicen que no se puede sacar, además está en un barranco”.

“Encontramos no una aguja en un pajar, sino una aguja en el mar”, sostuvo enfáticamente.

Al mismo tiempo, aclaró que no es fácil retirar los restos de la nave del fondo del mar: “Sacar un submarino en esas condiciones demora uno, dos o tres años”.

En tanto, subrayó que “en este momento hay que descartar el reflotamiento del ARA San Juan” y estimó que si a futuro “la ciencia y la tecnología producen alguna posibilidad” se analizará esa operación, al hacer referencia al estado en el que se encuentra el buque, tras un año de su desaparición en el Atlántico Sur con 44 tripulantes a bordo.

El funcionario afirmó además que “el hecho le pertenece a la Justicia y será ella la que decida qué se puede hacer y qué no”, al tiempo que resaltó que existe una investigación administrativa dentro de la Armada que en “los próximos días” arrojará resultados, referida al estado de la embarcación al momento de su salida al mar.

Las declaraciones del ministro se producen en el marco del reclamo de los familiares de los tripulantes, que solicitan el reflotamiento del buque, pese a la complejidad de la tarea, lo que fue expresado además por los responsables del Ocean Infinity, firma que encontró al ARA San Juan.  En este contexto, Aguad insistió en esta jornada en que la “prioridad es saber la verdad”.

“El reflotamiento es una operación que, según los expertos, es tecnológicamente imposible, por la profundidad del lugar donde se encuentra, y porque no existen los medios adecuados para rescatarlos desde dónde está”, sostuvo el funcionario en radio Mitre, en referencia a los 907 metros de profundidad donde fue hallada la embarcación.

“Además, sería una operación de muy largo tiempo para que se pueda concretar y no hay certeza de que pueda ser rescatado completo el submarino. Por lo tanto, me parece que en este momento hay que descartarlo, y que si la ciencia y la tecnología produce, con el tiempo, alguna posibilidad, se podría analizar”, completó el ministro.

En tanto, destacó que, además de la causa que lleva adelante la jueza federal de la ciudad de Caleta Oliva, Martha Yánez, la Armada tiene “una investigación administrativa paralela para ver responsabilidades primarias y secundarias”, referida al estado del sumbergible al momento de salir al mar, y que los resultados se conocerán en los “próximos días”.

No obstante, Aguad aclaró que “el hecho pertenece a la Justicia” y que será “ella la que decida los pasos a seguir”, para lo cual confirmó que será remitida la documentación obtenida por la empresa Ocean Infinity.

En el mismo sentido se pronunció el pasado domingo la jueza a cargo de la investigación, Yañez, quien advirtió que “habría que hacer un estudio para ver si es factible desde el punto de vista económico y técnico reflotar el submarino”.

Por otra parte, a nivel gubernamental, Aguad contó que “la primera noticia que tuvo el Gobierno (sobre el hallazgo) fue el jueves, cerca de las 12 de la noche, casi viernes, cuando el jefe de la Armada me dijo que era el ARA San Juan. Imagínese la conmoción. Yo ya había perdido la esperanza”.

Aguad relató que “inmediatamente le mandé un mensaje al Presidente (Mauricio Macri) y a (el jefe de Gabinete) Marcos Peña, y a partir de ahí, empezamos a verificar”.

“Ahora la empresa nos tiene que mandar las fotos; se han sacado cerca de 63.000, que van a llegar esta semana al país y hay que terminar la documentación”, expresó.

También contó que hay “tres oficiales de la Armada dentro del barco “Seabed Constructor” (de Ocean Infinity) que se encargan de verificar todo, así como el familiar Luis Tagliapietra. Ellos están viajando hacia Sudáfrica en este momento donde van a parar en un puerto, de Ciudad del Cabo, y recién ahí los argentinos van a regresar”.

Aguad insistió además en que el ARA San Juan fue hallado en el lugar donde se produjo la anomalía acústica, e insistió en la “implosión” que debió haber sufrido la nave.

“Eso es similar a cuando uno pisa una lata de Coca Cola y se achata absolutamente. Así quedó el submarino, así está en el fondo del mar, con lo cual la estructura ha quedado muy muy debilitada”, relató.

Aguad dijo también que “además pudo haber habido una explosión dentro del submarino, antes de la implosión, producto de la acumulación de hidrógeno, por la entrada de agua en las baterías, pero hay que determinarlo. Hoy los expertos dicen que ese submarino está en muy malas condiciones”, insistió.

“Hay que ver por qué el submarino con hidrógeno acumulado se mantuvo en el lugar que se mantuvo y no fue a la superficie para liberar el hidrógeno, son conjeturas que se tienen que determinar para saber si pudo haber habido ahí una falla técnica”, indicó.

En el mismo sentido afirmó que “los expertos sostienen que la tripulación no tuvo tiempo de hacer nada” para alertar sobre la situación.

En este punto afirmó que la investigación administrativa de la Armada puede “arrojar resultados” en los “próximos días”, ya que “hace dos meses se ordenó la realización de un sumario interno para encontrar a los responsables del estado del buque, que está muy avanzado”.

“Los expertos creen que el hundimiento no tiene una sola causa, que es la concatenación de causas y de responsabilidades fuera del submarino”, dijo, y precisó que la comisión investigadora abarcó desde “1995, porque el submarino tuvo ese año un problema similar cuando le entró agua en las barras de batería y estaba amarrado en el puerto de Mar del Plata”.

Explicó que, en aquella ocasión, “los bomberos tardaron 48 horas en apagar el incendio. Estos expertos empezaron a estudiar desde ahí lo que pasó en ese momento y todas las secuencias de arreglos de las averías del ara San Juan hasta llegar al arreglo de media vida”.

Y agregó que “obviamente van a llegar a una conclusión y habrá responsabilidades administrativas y disciplinarias y está en las manos de todo lo que tiene que ver con las inspectorías, que son las que tienen que dar el visto bueno de las armas de guerra para que puedan funcionar”.

Aguad sostuvo además que “la Argentina tiene la prioridad de custodiar el litoral marítimo por lo que hay un 99,9% de posibilidades que se firme un convenio con Francia por la compra de cuatro patrullas que se fabrican en ese país”, y que se utilizarían para “patrullar el Atlántico sur”, lo que sería acordado durante la próxima cumbre del G-20.

“Se va a pagar en el largo plazo, con dos años de gracia y el Presidente dijo que ya hay que pensar en otro submarino. Tenemos en Tandanor uno, con arreglo de media vida, y el otro que vino de Alemania en la época que (el ex presidente RaúlAlfonsín lo compró, que nunca se terminó. Pero podemos terminar de construirlo”.

El ministro analizó que “el tema es tomar la decisión: o recuperamos el ARA Santa Cruz y el ARA Santa Fe, que están en el astillero, o los desechamos y compramos uno nuevo. Esa es una decisión que todavía no hemos tomado”.