Por Francisco Martirena Auber

Arrastrados por la inercia inflacionaria y la devaluación del peso, los precios de la canasta básica aumentaron más del 100% en marzo respecto de igual mes del 2018, mientras se evidencia con mayor fuerza la aparición de la venta informal de productos de limpieza en Argentina.

En el “top 10” de las categorías de productos que más se encarecieron entre marzo último y el tercer mes del año pasado, aparecen los pañalescon un 104,4%; seguidos por las pastas secas, 99,1%; enlatados de pescado, 92,5%; harina, 86,2%; mayonesa, 80,3%; pan rallado, 79%, jabón de tocador, 78,4%; suavizantes, 77,6%; detergentes, 77,2%; y salchichas, 76 por ciento. Los datos surgen de la consultora Focus Market, a través del lector de punto de venta, Scanntech.

Asimismo, en la comparación intermensual entre los precios de marzo y febrero, el producto que tuvo la mayor remarcación fue las salchichas, con el 10%; seguido por las patitas de pollo, 9,7%; crema dental, 7,9%; enlatados de pescado, 6,6%; detergentes, 6,4%; azúcar, 5,9%; leche, 5,7%; jabón de tocador, 5,5%; y puré de tomates, también 5,5%.

En este panorama del mercado, el titular de la consultora, Damián Di Pace, expresó a BAE Negocios que “estamos observando cada vez con mayor fuerza la expansión de puntos comerciales de venta de productos de limpieza, que son emprendimientos derivados de la crisis”, en muchos casos informales. Si bien estos establecimientos nacieron desde el 2014, tuvieron una explosión desde el 2018 a partir de la megadevaluación.

“El costo de los artículos de limpieza, comercializados en forma suelta, puede ser entre 2 y 5 veces más baratos que las marcas conocidas”, informó Di Pace. La característica principal es que la venta es por 5 litros en general, y tanto los emprendimientos legales como clandestinos compran a fabricantes químicos.

Debido al incremento de los productos de consumo masivo y la caída del poder adquisitivo, las ventas de los hipermercados cayeron 4% promedio en marzo, en la comparación interanual, lo que marcó un derrumbe similar al de los meses previos.

La situación se agrava en el caso de los supermercados provinciales, donde los niveles de caída de ventas llegaron a picos del 11%, y ya se completaron 15 meses seguidos de descenso, de acuerdo con las estadísticas que manejan en las cámaras del interior CAS y FASA.