Almafuerte II comenzó a recibir a los primeros internos

Luego de la inauguración y de la comprobación de todos los protocolos y sistemas de seguridad, el Servicio Penitenciario provincial comenzó con el traslado de los primeros habitantes de este nuevo complejo carcelario.
Autoridades del Servicio Penitenciario de Mendoza informaron que, entre la mañana del lunes y de este martes, fueron trasladados y alojados en el denominado Centro de Alojamiento Permanente, las primeras 47 personas privadas de libertad que habitarán la cárcel más moderna del país.

En esta primera etapa se alojará a internos adultos mayores, es decir, personas de más de 55 años de edad, lo que permitirá mantener no sólo el orden del lugar y el cuidado de las instalaciones, sino también ejercer un mayor control de la seguridad, ya que, por las dimensiones que presenta este nuevo complejo, el lugar continúa con obras en zonas cercanas.

Es importante destacar que estos 47 internos se encontraban anteriormente conviviendo en el Módulo 4 Ala 3 del Complejo Almafuerte. “En los próximos días vamos a continuar con los traslados de estas personas, y de algunas otras de los distintos complejos de la provincia, hasta ocupar las casi 200 plazas habilitadas de este nuevo sector que hemos denominado Centro de Alojamiento Permanente, y que una vez finalizadas todas la obras compondrán lo que si será Almafuerte II”, explicó el titular del Servicio Penitenciario, Eduardo Orellana.

De esta manera, comenzará un proceso destinado a descomprimir las cárceles, disminuyendo significativamente la sobrepoblación lo que permitirá continuar con los estándares que han llevado a nuestra provincia a destacarse en lo que respecta a materia carcelaria.

“El Servicio Penitenciario de Mendoza, junto con el acompañamiento de distintos entes que componen el Estado, se ha puesto al frente de este temática para impulsar, no sólo en el avance de obras de construcción y reacondicionamiento de complejos y unidades, sino también en la modernización del concepto relacionado al tratamiento y la seguridad de las personas que se encuentren alojadas en contextos de encierro”, explicaron desde la institución que nuclea las cárceles.

Este primer Centro de Alojamiento Permanente de la provincia permitirá que las personas privadas de libertad tengan la posibilidad de acceder a todas sus actividades sin la necesidad de tener que trasladados desde su lugar de alojamiento hacia los distintos sectores, generando un ahorro en términos del recurso humano destinado a la custodia y trato de las personas privadas de libertad. De esta manera, la educación, el trabajo, la salud y las actividades deportivas, estarán garantizadas dentro de los sectores que componen las alas.

Actualmente, las obras se desarrollan con un nivel de avance continúo en los sectores de alojamiento (restan habilitar doce alas más, y un sector de máxima seguridad), el edificio en donde funcionará la escuela, un micro hospital, y los talleres en donde funcionará la Unidad de Producción Penitenciaria y los Centros de Capacitación para el Trabajo.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *