El “Tano” llegó cerca de las 11 a Casa Amarilla y mantuvo una charla con los futbolistas, donde les recriminó su actuación ante el clásico rival tanto de lo anímico como desde lo futbolístico.

El presidente, a quien se lo notó muy enojado, le exigió al plantel y al cuerpo técnico que ganen la Superliga y la Copa Libertadores para dejar atrás la derrota ante River.

Boca lidera con comodidad el torneo local con 46 puntos, ocho más que su escolta Talleres de Córdoba y empató ante Alianza Lima 0-0, en Perú, en el debut el grupo H del certamen continental.

Algunas de las frases que les dijo

“Jugaron como un partido de verano”

“No se dieron cuenta que era una final”

” Boca no puede dar esa imagen”

“Quedaron en la historia negra del club”

“No me va a temblar el pulso para echar a alguno de ustedes”

“No vine ayer porque si venía, no sé quiénes quedaban en el plantel”