Por Fernando Vázquez
fvazquez@cronica.com.ar

Un feto despedazado por animales apareció dentro de una bolsa de residuos, en un horrendo suceso que se registró en la localidad bonaerense de Quilmes. Pesquisas policiales investigan lo ocurrido, debido a que no se descarta que haya sido un bebé, que nació vivo y que luego fue salvajemente asesinado.

Los voceros del departamento judicial de Quilmes revelaron a cronica.com.ar que el macabro hallazgo, que realizó un grupo de pibes, se produjo en un terreno situado en el cruce de Alberdi y avenida Italia, en las proximidades de la zona ribereña del citado distrito, en el sur del conurbano provincial.

De acuerdo a lo manifestado por los informantes, los restos encontrados en el predio tenían una gestación de 38 semanas y carecían de las extremidades, ya que se estableció que habían sido devoradas por animales.

Servidores públicos de la comisaría 1ª de Quilmes llevan adelante diferentes procedimientos del humilde vecindario para lograr esclarecer el horrendo caso e intentan determinar si el feto es en realidad un bebito que fue ultimado luego de un parto casero.