E n el último receso, River le refregó su billetera al resto. Si bien al fútbol argentino muchas veces le cuesta competir con otros mercados del continente, el Millonario le hizo honor a su apodo y pagó casi 20 millones de dólares por Franco Armani y Lucas Pratto, quienes llegaron para reforzar dos puestos en el que había mostrado falencias en el último tiempo.

En ese sentido, en la actualidad se cuestiona la erogación realizada por el delantero, pero nadie se atreve a discutir el dinero gastado por el arquero, que desde el momento que llegó demostró que no le pesa la presión de un arco tan grande.

Sin ir más lejos, ayer su presencia fue el motivo por el cual su equipo se llevó las tres unidades del Cilindro. Y una vez consumado el encuentro, manifestó: “En cada partido tengo que demostrar por qué me trajeron al arco de River. Era un sueño estar acá. Tener la posibilidad de jugar en esta institución es algo muy lindo, lo esperé durante muchos años y por diferentes motivos no se daba. Por eso ahora lo disfruto al máximo”, inició su relato.

Y de inmediato agregó: “Trabajo mucho en la ubicación, era algo que tenía que corregir. Gracias a Dios se ve el trabajo en los partidos. Siempre que llega el rival me encuentran bien ubicado, en la posición que tengo que estar”.

Por último, el “1” de River hizo mención de sus chances de estar en Rusia 2018 “Espero una oportunidad en la Selección, sueño con ese llamado. Es un trabajo de varios años, primero en Colombia y ahora en Argentina. Día a día tengo que demostrar que puedo estar”.