Así está la carrera por la vacuna contra el coronavirus: además de la registrada por Rusia hay otras 6 en fase avanzada de prueba

Los avances en la lucha contra la covid-19

Imagen: AFP

No volveremos a la normalidad hasta que no hayamos encontrado una vacuna frente la covid-19.

La historia nos dice que se tardan muchos años, más bien décadas, en desarrollar una vacuna frente a cualquier enfermedad, pero con un virus que ha paralizado al mundo, se están haciendo increíbles avances científicos en los últimos meses para lograrla.

Qué pasos debe seguir una vacuna hasta ser aprobada

Los ensayos de una vacuna consisten en varias fases:

Invención de la vacuna 

El primer paso requiere la máxima creatividad científica. Hay que pensar en un proceso que active nuestros sistema inmunitario frente al virus, pero sin que enfermemos. Hay diferentes caminos para hacer una vacuna: virus desactivado, virus atenuado, nanopartículas, usando el ARN del virus, usando alguna proteína del patógeno, etc.

Una vez se ha inventado la vacuna, empiezan los ensayos.

Fase preclínica

Los científicos administran la vacuna a algunos animales, como ratas y monos, para ver si genera una respuesta correcta del sistema inmunitario.

Fase I

Comienzo de la experimentación con humanos. La vacuna se administra a unas pocas personas, para asegurarse de que es segura en la dosis elegida y el sistema inmunitario responde ante ella.

Fase II

Se administra a cientos de personas dividas en diferentes grupos y se comprueba la diferencia en la respuesta de cada uno de estos grupos.

Fase III

Se administra a miles de personas y se observa cuántas de ellas se infectan por la enfermedad comparado a quienes sólo tomaron un placebo. Es la fase más larga y complicada, y donde muchas vacunas suelen fallar.

Aprobación

Una vez se han realizado con éxito todos las fases del ensayo clínico, se envía a los reguladores sanitarios toda la documentación. Son estas autoridades gubernamentales quienes tienen la última palabra sobre si la vacuna obtiene o no la licencia para ser comercializada.

Cómo van los ensayos por ahora

En estos momentos hay ya seis vacunas en la fase III de ensayos:

Moderna

Se trata de una farmacéutica estadounidense que desarrolla vacunas utilizando el ARN mensajero del virus. Una vez dentro de las células, este RNA las induce a producir proteínas del patógeno que serán reconocidas por el sistema inmunitario.

BioNTech + Pfizer

BioNTech es una empresa alemana y Pfizer es el gigante farmaceútico estadounidense. El gobierno de EEUU ya ha firmado un contrato por 2.000 millones de dólares para quedarse con los 100 primeros millones de dosis de esta vacuna. Es también una vacuna basada en el ARN mensajero del virus.

Astra Zeneca + Oxford

La prestigiosa universidad ha desarrollado una vacuna que será fabricada por Astra Zeneca, la farmacéutica sueco-británica. El ensayo clínico de la Fase III se está desarrollando en Brasil. La vacuna utiliza un adenovirus modificado de chimpancé.

CanSino

Una farmacéutica china que ha desarrollado la vacuna basándose en el adenovirus Ad5. Aunque los ensayos aún no han concluido, el ejército chino ya ha aprobado el uso para sus soldados.

SinoPharma

Farmacéutica pública china que ha desarrollado una vacuna basada en virus inactivado.

SinoVac

Farmacéutica privada china que ha desarrollado también una vacuna de virus inactivado.

¿Cuándo estarán listas las vacunas?

Las previsiones más optimistas pronostican que alguna de estas vacunas conseguirá completar con éxito los ensayos clínicos y lograr así la aprobación de las autoridades sanitarias antes del final del año 2020.

Pero, una vez se apruebe, comienza un reto logístico formidable: fabricar miles de millones de vacunas y administrarlas a la población.

No todos los países recibirán la vacuna al mismo tiempo. Y, muy probablemente, tampoco en la cantidad que necesiten. Por eso habrá que establecer listas de prioridad en la vacunación: primero el personal sanitario y las personas de riesgo, y luego, poco a poco, el resto de la población. Es un proceso que durará muchos meses o incluso años.

De Público, especial para Página/12

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *