Así es el proyecto de Reforma Tributaria del Gobierno
 El proyecto que el Gobierno logró meter en el Congreso, sin mayores modificaciones, mantuvo el impuesto interno que afectará a las gaseosas azucaradas y será del 17%.
“Están gravados por un impuesto interno del 17%, en tanto contengan azúcares libres añadidos, los siguientes productos: las bebidas analcohólicas, gasificadas o no, incluso aquellas con cafeína y taurina sumplementadas o no, las elaboradas a base de soja con o sin el agregado de jugos frutales o a base de sales minerales vitaminizadas o no y las adicionadas con nutrientes esenciales o fortificadas”, detalla el proyecto.
Por otra parte, los jugos frutales y vegetales; los jarabes para refrescos, extractos y concentrados que por su preparación  y presentación comercial se expendan para consumo doméstico o en locales públicos (bares, confiterías, etcétera), con o sin el agregado de agua, soda u otras bebidas; los productos destinados a la preparación de bebidas analcohólicas no alcanzados específicamente por otros impuestos internos, sean de carácter natural o artificial, sólidos o líquidos; las aguas minerales aromatizadas o saborizadas; y los jarabes, extractos y concentrados, destinados a la preparación de bebidas sin alcohol también se verán sometidos al impuesto del 17%.
En contrapartida, aquellas bebidas que no contengan azúcares libres añadidos llevarán un impuesto menor equivalente al 10% a las bebidas analcohólicas con cafeína y taurina, suplementadas o no, y 8% para las que tengan menos de 10° GL de alcohol en volumen.
Los que quedaron afuera gracias a los airados reclamos de los gobernadores fueron los vinos, las sidras y las cervezas.
Por su parte, el whisky tendrá que pagar un 29%, así como el coñac, brandy, ginebra, pisco, tequila, gin y vodka. Mientras que las bebidas que contengan entre 10 y 29 grados de alcohol pagarán un 20% y las que superen los 30 grados un 29%.
Además, los cigarrillos estarán gravados en un 70% o un mínimo de 28 pesos por envase de veinte unidades.
Otro perjuicio para el bolsillo es el que afecta a la telefonía y que establece elevar del 4% al 5% sobre el importe facturado.