Sin embargo, cuando trabajadores y autoridades del ministerio pudieron ingresar al recinto, descubrieron que había zócalos rotos, barandas desmontadas y varias pintadas, entre otros hechos vandálicos.

Los trabajadores de Astillero Santiago estuvieron varias semanas reclamando mejores condiciones, como el pago de sueldos sin descuento, la compra de insumos, la devolución de retenciones a ATE y el respeto al convenio colectivo.