Avanza el plan de inspecciones de obras para evaluaciones ambientales

La Secretaría de Ambiente -a través de la Unidad de Evaluaciones Ambientales- implementa desde agosto de 2021 una intensiva campaña de fiscalización y control de actividades u obras de magnitud con incidencia ambiental en el territorio de la provincia.

En agosto de 2021 se iniciaron acciones de vigilancia, seguimiento y control de las actividades o instalaciones con potencial impacto en el ambiente. Esto, como parte de un plan modelo que fue aprobado con asignación presupuestaria para equipamiento técnico, contratación de movilidad e indumentaria e implementos de seguridad para acceso a todos los entornos laborales.

“Este plan es decisivo  porque busca fortalecer una función esencial de la Secretaría de Ambiente, como lo es el control  preventivo, el seguimiento de actividades normales de cualquier emprendimiento de cierta magnitud o el rápido accionar ante denuncias o pedidos de fiscalización de la ciudadanía afectada. La Provincia está comprometida con las acciones de control de todas las obras o actividades que puedan afectar directa o indirectamente el equilibrio ecológico de diferentes jurisdicciones territoriales o emplazadas en el área de influencia de embalses de agua y lagunas”, expresó el secretario de Ambiente, Humberto Mingorance.

Esta iniciativa encarada por la Secretaría de Ambiente contempla una meta de 250 inspecciones anuales y hasta el momento lleva un avance mucho más acelerado que el previsto. Por ello, se incrementará seguramente el número de monitoreos logrados este primer año. 

“Este Plan de Inspecciones se basa -entre otros instrumentos legales- en la Ley 5961 de Preservación del Medio Ambiente de la Provincia de Mendoza que establece la obligación de la implementación de un banco de datos y de un sistema de información y vigilancia permanente de los ecosistemas, los elementos que lo integran y su equilibrio, actualizado de forma permanente. E incluso en la llamada Declaración de Impacto Ambiental, en la que se fijan las condiciones ambientales que se exigen para la explotación de las actividades o instalaciones”, sintetizó la coordinadora de la Unidad de Evaluaciones Ambientales, Soledad Barros.

El Plan de Inspección fue pensado en una instancia piloto por un período anual, es decir hasta agosto de 2022, pero como se está superando la meta, se prevé sostenerlo en el tiempo. Se aplica a todas las actividades con incidencia ambiental en el territorio de Mendoza cuya competencia de vigilancia, inspección y control sea de la Unidad de Evaluaciones Ambientales. Incluye entonces un amplio espectro de sectores o actividades, como:

  • Generación de energía hidroeléctrica, nuclear y térmica.
  • Administración de aguas servidas urbanas y suburbanas.
  • Manejo de residuos peligrosos.
  • Localización de parques y complejos industriales.
  • Exploración y explotación de hidrocarburos y minerales utilizados en la generación de energía nuclear, en cualquiera de sus formas.
  • Construcción de gasoductos, oleoductos, acueductos y cualquier otro conductor de energía o sustancias.
  • Conducción y tratamiento de aguas.
  • Construcción de embalses, presas y diques.
  • Construcción de rutas, autopistas, líneas férreas y aeropuertos.
  • Emplazamiento de centros turísticos o deportivos en alta montaña.
  • Extracción minera a cielo abierto.
  • Construcción o ampliación de hipermercados y grandes centros comerciales
  • Instalación de antenas de telecomunicaciones.

El plan incluye inspecciones programadas previas al inicio de procedimientos de evaluación de impacto ambiental. También, inspecciones antes, durante o después de las obras o actividades. Además, se aplica a controles no programados, como en el caso de denuncias por impactos que deriven en delitos ambientales o incumplimientos de la normativa ambiental y para cuando se tenga conocimiento de incidentes o incumplimientos de lo establecido en autorizaciones ambientales.

Otro aspecto importante del proyecto es la modernización y agilización de los informes derivados de las inspecciones. Por eso está prevista la provisión de equipamiento de dispositivos portátiles que permitirán la carga de actas de inspecciones -incluso in situ-, que acelerará la comunicación de los resultados, dictámenes o actuaciones de cada control.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.