Avión venezolano: el Gobierno espera que la Justicia determine cómo seguir

«QUEREMOS SER CAUTOS»

Santiago Cafiero sostuvo que el Ejecutivo espera que el juzgado determine el modo de continuar respecto del caso del avión de carga venezolano que se encuentra en el aeropuerto de Ezeiza y en el que viajaban 14 ciudadanos de ese país y cinco iraníes.

No tenemos ningn tipo de requerimiento diplomtico de Venezuela Es estrictamente una cuestin de seguridad La Polica de Seguridad Aeroportuaria PSA actu bien conforme a las normativas y pas a ser un tema judicial dijo el ministro Foto Cr
«No tenemos ningún tipo de requerimiento diplomático de Venezuela. Es estrictamente una cuestión de seguridad. La Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) actuó bien, conforme a las normativas, y pasó a ser (un tema) judicial», dijo el ministro. Foto / Cr

El Gobierno nacional aguardará «el procedimiento a seguir» que disponga la justicia en torno al avión de carga venezolano, retenido en Ezeiza por 72 horas, mientras se analiza la documentación de la aeronave y de las 19 personas que viajaban en él, de las cuales 14 son venezolanas y 5 iraníes.

Así lo explicó este lunes el canciller Santiago Cafiero, quien remarcó que se trata de una cuestión «estrictamente» de seguridad y que la Argentina no recibió «ningún tipo de requerimiento diplomático de Venezuela».

«Es estrictamente una cuestión de seguridad. La Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) actuó bien, conforme a las normativas y pasó a ser (un tema) judicial. Cuando se determine en el juzgado el procedimiento a seguir, será lo que vamos a hacer», explicó el canciller en declaraciones a la radio FM Urbana Play.

Se trata del avión de carga venezolano que ingresó al país la semana pasada con 19 personas a bordo, 14 de ellas de nacionalidad venezolana y el resto iraní. La aeronave se encuentra en el Aeropuerto Internacional Ministro Pistarini, luego de haber pasado por Córdoba y haber partido desde Ezeiza hacia Uruguay, donde se rechazó su ingreso.

De acuerdo con información difundida por la agencia de noticias AFP, Irán vinculó lo sucedido con la tensión imperante entre Teherán y países occidentales por cuestiones nucleares y consideró que forma parte de ciertas «operaciones» para sembrar «sospechas» sobre esa nación.

«Las últimas semanas están llenas de propaganda, operaciones psicológicas, guerra de palabras para provocar un sentimiento de inseguridad (en Irán) y este caso forma parte de ello», declaró el portavoz iraní del Ministerio de Asuntos Exteriores, Said Khatibzadeh, según consignó la agencia internacional.

El funcionario además agregó: «Creo que hace más de un año, según la compañía (iraní) Mahan Airlines, que el avión fue vendido a Venezuela».

En tanto, Cafiero insistió -en diálogo con Radio Nacional- que se trata de «una investigación en sede judicial» y, por eso, «las medidas que va tomando el juzgado federal, van marcando el camino de las acciones que tiene que ir tomando el Gobierno».

«Se actuó bajo la normativa que tienen que actuar en estos casos y enseguida se dio intervención a la Justicia», subrayó el canciller.

Por su parte, el ministro de Seguridad, Aníbal Fernández, relató que al entrar al país ninguno de los tripulantes del avión contaba con alertas rojas, pero «con posterioridad se recibe por distintos canales información de organismos extranjeros» advertencias sobre «la pertenencia de parte de la tripulación a empresas relacionadas con la fuerza Quds de La Guardia Revolucionaria de Irán».

«La Argentina tiene respeto y relación con todos los países soberanos, pero si hay situaciones de esas características debe tomar determinadas acciones», aclaró Fernández en declaraciones a Radio Perfil.

El funcionario de todos modos remarcó que «nunca se les negó la posibilidad de que pudieran moverse en Argentina con un permiso provisorio», pero había «alguna complicación en papeles de la aeronave y situaciones que revisar y definir» ante las denuncias de organismos internacionales.

En este contexto, la autopartista SAS Automotriz SA aclaró que se contrató el avión para «el transporte de componentes destinados a la producción de paneles de instrumento y asientos para el modelo Taos, provenientes de la ciudad de Querétaro, México».

«La relación entre el Forwarder y la compañía aérea para que las mencionadas piezas lleguen a la Argentina es algo que SAS Automotriz Argentina SA desconoce y no tiene relación alguna», dijo la empresa a través de un comunicado.

Con todo, apuntaron que la carga fue liberada luego del control aduanero.

El canciller relató este lunes parte del circuito realizado por el avión, que, dijo, «en principio paró en Córdoba» antes de dirigirse hacia Uruguay, donde el Gobierno de ese país impidió su ingreso.

«Paró en Córdoba esos días de mucha niebla que los aviones no podían bajar en Ezeiza. En ese contexto, bajó a Córdoba y luego fue a Ezeiza», detalló.

En tanto, explicó «las fuerzas de seguridad argentinas lo retuvieron» y eso derivó en la investigación que «todavía no tiene resultados».

«Este tema por supuesto que activa todas las sensibilidades y es algo totalmente razonable. Queremos ser muy cautos y separar las cosas. Nosotros seguimos con nuestros reclamos al gobierno iraní de que exista colaboración para la investigación de fondo en la causa AMIA y es algo que vamos a seguir permanentemente reclamando», subrayó.

Además, expresó que, en esa causa, «se renovaron las alertas rojas» y, aunque Argentina «continúa con su reclamo e investigación», siempre hay trabas «por esta parte del Gobierno iraní que no acepta colaborar con la justicia argentina».

El juez federal de Lomas de Zamora Federico Villena ordenó hoy a la Dirección de Migraciones que retenga el pasaporte de los cinco iraníes que viajaban en el avión.

Impuslan investigación y decretan secreto de sumario por el caso del avión con tripulantes iraníes

La fiscal federal Cecilia Incardona requirió que se investigue el caso del avión venezolano que arribó la semana pasada a la Argentina con una tripulación integrada, entre otros, por cinco tripulantes iraníes y el expediente quedó bajo secreto de sumario, informaron hoy a Télam fuentes judiciales.

El juez federal Federico Villena decretó que la causa pasara a tramitar bajo secreto de sumario a pedido de la fiscal que, además, requirió una batería de medidas de prueba tendientes a determinar si alguno de los tripulantes del avión de la empresa Emtrasur tiene vínculos con el terrorismo internacional, informaron a Télam fuentes judiciales.

Los movimientos en el expediente se dieron luego de que, esta mañana, el juez Villena dictara una medida urgente para que la Dirección Nacional de Migraciones mantuviera retenidos, al menos por otras 72 horas, los pasaportes de los cinco ciudadanos iraníes que conformaban la tripulación de la nave que se encuentra en el Aeropuerto Internacional de Ezezia sin posibilidad de abandonar el país por falta de combustible.

En la misma resolución de esta mañana, el juez Villena aceptó como querellante a la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA), que horas atrás había hecho pública su preocupación por la presencia en el país del avión de «la empresa venezolana Emtrasur, y vinculado a la compañía iraní Mahan Air, sancionada por los Estados Unidos por sus vínculos con actividades terroristas».

A través de un comunicado, la DAIA y la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) exigieron «una información exhaustiva y detallada sobre el listado de tripulantes que viajaban en la mencionada aeronave y los motivos de su paso por el país» y luego se presentaron en el expediente judicial que tramita en Lomas de Zamora por ser la jurisdicción que tiene competencia sobre el aeropuerto de Ezeiza.

Desde la DAIA señalaron que, «de acuerdo con lo establecido por la justicia argentina, los atentados del 17 de marzo de 1992 contra la embajada de Israel en Buenos Aires y del 18 de julio de 1994 contra la AMIA, que aún permanecen impunes, fueron planificados y ejecutados por el Hezbollah, un grupo terrorista financiado y apoyado por la República Islámica de Irán».

Al aceptar a la DAIA como querellante, el juez Villena señaló que esa condición les fue conferida en su «carácter de representante de la comunidad judía argentina que sufriera el atentado a la AMIA/DAIA como víctima directa perpetrado el día 18 de julio de 1994, lo cual le genera un interés genuino para que se investiguen los hechos denunciados».

El avión investigado es un un Boeing 747 de la empresa Emtrasur, con matrícula venezolana YV3531, que llegó a Ezeiza el lunes de la semana pasada a las 15:30, tras realizar antes una parada en Córdoba, por cuestiones climáticas.

El vuelo provenía de Caracas, Venezuela, y la tripulación estaba conformada por los cinco iraníes a los que les retuvieron el pasaporte y 14 ciudadanos venezolanos.

El miércoles pasado, el avión partió rumbo a Montevideo, Uruguay, para cargar combustible que le habían negado dos empresas en Argentina, pero debió regresar a Buenos Aires porque Uruguay le impidió el ingreso a su espacio aéreo.

Cuando el avión, que en todo momento declaró transportar autopartes –algo que fue constatado-, regresó a Ezeiza, la Dirección Nacional de Migraciones ordenó retener la documentación de los miembros de la tripulación y otorgarles una autorización provisoria de permanencia en la Argentina.

El juez Villena le indicó a a Migraciones que mantuviera retenidos los pasaportes de los ciudadanos iraníes Mohammad Khosraviaragh; Gholamreza Ghasemi, Mahdi Mouseli, Saeid Vali Zadeh y Abdolbaset Mohammadi por el término de setenta y dos (72) horas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.