Bahía Blanca: confirmaron la condena a un ex futbolista por proxenetismo

Se trata de Gabriel Ianni quien se desempeñaba -al momento de su detención- como jugador de Bella Vista, que militaba en el Federal B.

Gabriel Ianni quien se desempeñaba -al momento de su detención- como jugador de Bella Vista, que militaba en el Federal B.
Gabriel Ianni quien se desempeñaba -al momento de su detención- como jugador de Bella Vista, que militaba en el Federal B.

Gabriel Ianni fue condenado por facilitación y explotación de la prostitución. La Sala I de la Cámara de Apelaciones de Bahía Blanca confirmó la sentencia a cinco años y seis meses de prisión del juzgado de primera instancia, que había sido apelada por la parte defensora.

La causa que derivó en el fallo comenzó en el año 2015, cuando 12 mujeres fueron rescatadas del establecimiento en cuestión, cuya fachada era un bar llamado “Takos”. Una de las personas detenidas en ese momento, que oficiaba como encargado del lugar, indicó al ser cuestionado por la Justicia que Ianni era el dueño y quien percibía rédito económico por la actividad ilícita que allí se desarrollaba.

En mayo de 2017 se ordenó la detención del entonces futbolista, que en ese momento se desempeñaba en el club Bella Vista de la ciudad bonaerense y que militaba en el torneo Federal B.

Inicialmente, Ianni fue absuelto y excarcelado a las pocas horas, pero una cámara de apelaciones revocó la sentencia y ordenó que un otro juzgado de primera instancia tomara una nueva decisión. Esta determinó la condena, que sería apelada por la parte defensora. El recurso derivó en la presente sentencia.

Ianni siempre aseguró que nunca tuvo conocimiento del delito y que su propósito era abrir un local de pastas en el lugar. Por ello, luego de concluir el proceso de alquiler, dejó que quienes lo explotaban en ese momento siguieran haciéndolo hasta conseguir él todas las habilitaciones correspondientes.

Sin embargo, los investigadores presentaron pruebas para argumentar lo contrario: establecieron que en 2013 Ianni alquiló el local y durante seis meses abonó el alquiler sin hacer uso de él ni visitarlo “sin contrato de sub locación y pautando de manera informal la retribución del alquiler” de quien explotaba el lugar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *