Bolsonaro atrasó la vacunación tres meses en Brasil por su oposición a China

 SEGÚN EL INSTITUTO BUTANTAN

“Podríamos haber sido el primer país en vacunar si no fueran por estos accidentes contractuales y de reglamentación”, aseguró Covas, director del laboratorio público brasileño, en discusión con los dichos del presidente brasileño.

Por Pablo Giuliano

Dimas Covas acusó ante el Senado al Gobierno de Bolsonaro de haber atrasado tres meses la campaña de vacunación

Dimas Covas acusó ante el Senado al Gobierno de Bolsonaro de haber atrasado tres meses la campaña de vacunación

El director del laboratorio público brasileño Instituto Butantan, Dimas Covas, acusó ante el Senado al Gobierno de Jair Bolsonaro de haber atrasado tres meses la campaña de vacunación contra el coronavirus por negarse a sellar un acuerdo, por motivos ideológicos, con el laboratorio chino Sinovac para obtener su vacuna, CoronaVac.

Ante la Comisión Parlamentaria de Investigación (CPI) del Senado que indaga sobre la gestión de la pandemia del Gobierno, Covas sostuvo que Brasil perdió la oportunidad de haber sido el primer país del mundo en iniciar la vacunación porque Bolsonaro frenó durante tres meses las negociaciones con una empresa china por disputas políticas.

“El mundo comenzó a vacunar el 8 de diciembre. A fines de diciembre se habían aplicado cuatro millones de dosis en todo el planeta mientras nosotros teníamos guardadas 5,5 millones de dosis y otras cuatro millones estaban en procesamiento sin tener contrato con el Ministerio de Salud. Podríamos haber sido el primer país en vacunar si no fueran por estos accidentes contractuales y de reglamentación”, denunció Covas.

El Instituto Butantan desarrolla localmente la vacuna CoronaVac, que fue finalmente en enero pasado incorporada al plan nacional de vacunación. Mientras se negociaba su producción, en octubre del año pasado, el propio Bolsonaro mandó a detener su inclusión en la campaña federal porque “el origen de la vacuna”, en referencia a China, no era seguro.

Pese a estas declaraciones originales, hoy el 80% de las vacunas que aplica Brasil son dosis de Coronavac que envasa e importa el Instituto Butantan, fábrica de vacunas que depende del estado de San Pablo.

“Podríamos haber sido el primer país en vacunar si no fueran por estos accidentes contractuales y de reglamentación”

DIMAS COVAS

La negativa inicial de Bolsonaro no hizo más que acentuar la rivalidad con el gobernador de San Pablo, Joao Doria, uno de los dirigentes de centro-derecha que se convirtió en un referente opositor a la gestión de la pandemia del Gobierno justamente por su postura a favor de la vacuna y de la cuarentena.

Covas relató que el 19 de octubre el Ministerio de Salud firmó un protocolo de intenciones por la CoronaVac, pero al día siguiente Bolsonaro, en televisión, dijo que el acuerdo se cancelaba.

“A partir de ese momento no hubo más progresos, si hubiéramos tenido definiciones, podíamos haber tenido 100 millones de dosis hasta mayo y comenzado a vacunar antes que todos los países”, comentó Covas.

La Comisión Parlamentaria de Investigación (CPI) del Senado sigue avanzando con su investigación

La Comisión Parlamentaria de Investigación (CPI) del Senado sigue avanzando con su investigación

El instituto tiene actualmente un contrato de 100 millones de dosis, pero con entrega prevista hasta septiembre.

Durante la sesión, los senadores oficialistas intentaron desacreditar las denuncias de Covas vinculándolo a una presunta promoción de Doria como candidato presidencial en 2022.

Sin embargo, Covas continuó sumando información contra el mandatario y su Gobierno.

Contó que funcionarios de la embajada de China le dijeron directamente que la provisión de insumos para las vacunas -incluida la AstraZeneca que desarrolla el laboratorio federal Fiocruz- puede sufrir presiones de plazos de entregas cada vez que Bolsonarosus hijos o los ministros atacan a Beijing, principal socio comercial brasileño.

“Posiciones que desmerecen a China causan disconformidad a los chinos, que son los principales líderes en biotecnología del mundo en todas las líneas de la ciencia médica”

El director del Instituto Butantan, un centro que es el principal fabricante de vacunas del Hemisferio Sur, afirmó a la comisión que el embajador chino en Brasilia, Yang Wanming, le transmitió “disconformidad” con el trato recibido por parte del bolsonarismo en el Poder Ejecutivo.

“Posiciones que desmerecen a China causan disconformidad a los chinos, que son los principales líderes en biotecnología del mundo en todas las líneas de la ciencia médica”, destacó.

En ese sentido, saludó la llegada a la Cancillería del nuevo ministro Carlos França, en reemplazo de Ernesto Araújo, un diplomático alineado con el expresidente estadounidense Donald Trump y quien ante la misma comisión parlamentaria dijo que nunca agredió a China, pese a que calificaba a la pandemia como un “virus chino” o un “comunavirus”, en alusión al Partido Comunista.

La comisión parlamentaria ha convocado a una decena de gobernadores -que pueden negarse a ir por ser jefes de poderes ejecutivos- y ya ha tomado testimonio de exministros de Salud y del actual titular de la cartera, Marcelo Queiroga.

Uno de los ejes de la oposición en la comisión es investigar si el Gobierno apostó a la inmunidad de rebaño sin vacuna y con la difusión del uso del antipalúdico cloroquina como parte de un remedio no probado contra la Covid-19 para mantener a la población en circulación y quebrar las cuarentenas dispuestas por gobernadores e intendentes.

La comisión parlamentaria se ha transformado en la principal caja de resonancia política del país, con un rating récord para el canal de televisión del Senado. Hasta ha sido comparada a una nueva temporada del reality show Gran Hermano, llamado localmente BBB (Big Brother Brasil).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *