«Bolsonaro convenció a los precarizados de que tener protección laboral es ser de élite», aseguró un analista

 ELECCIONES EN BRASIL

A una semana del balotaje entre el candidato del Partido Liberal y el líder opositor Luiz Inácio Lula da Silva, el analista y profesor Vinicius Vieira conversó con Télam sobre el fenómeno del político de ultraderecha que tiene un fuerte discurso antisindical y abraza desde el conservadurismo religioso la frase de «ser patrón es difícil en Brasil».

POR PABLO GIULIANO, CORRESPONSAL EN BRASIL

Foto AFP
Foto: AFP.

La potencia de Jair Bolsonaro entre los pobres está vinculada no solamente al activismo entre las iglesias evangélicas presentes en todos los rincones de cada periferia de Brasil, sino a un discurso destinado al «precarizado», los cuentapropistas de bajos ingresos y el trabajador informal, que consideran que alguien con salario en blanco y beneficios sociales es parte de la «élite privilegiada» y del «sistema del Estado» que hay que combatir mediante la fe cristiana, afirmó en entrevista con Télam el analista Vinicius Vieira.

El profesor de la Fundación Armando Alvares Penteado (FAAP) y de la Universidad Fundación Getulio Vargas (FGV), ambas de San Pablo, analizó el apoyo de la clase media baja y baja al mandatario, a una semana del balotaje del 30 de octubre entre el candidato del Partido Liberal y el líder opositor Luiz Inácio Lula da Silva, del Partido de los Trabajadores (PT).

«Bolsonaro juega con una ética cristiana ante el electorado que no es protegido por el Estado», dijo Vieira para explicar el fenómeno del político de ultraderecha que tiene un fuerte discurso antisindical, abraza desde el conservadurismo religioso la frase de «ser patrón es difícil en Brasil» y fue el único diputado, en 2013, en votar en contra de los derechos laborales para las empleadas domésticas.

En ese marco, el presidente, millonario junto a sus hijos, siempre con puestos en el Estado, logró imponer un discurso empresarial que es tomado como propio por segmentos de las clases más bajas.

«Bolsonaro dice que defiende los valores y la ética de los informales y los cuentapropistas contra los que ellos llaman los ‘protegidos por el Estado’. Les hizo creer que las élites no son solamente los mega ricos y los intelectuales de un país, sino que también es parte de la élite el que vive protegido por las leyes laborales. Bolsonaro logró apoyo en el precarizado», afirmó Vieira.

Para el profesor, doctor en Relaciones Internacionales de la Universidad de Oxford (Reino Unido), Bolsonaro logró enfrentar a Lula, un exsindicalista metalúrgico famoso por haber llevado a más de 50 millones de personas al ascenso social durante su gestión (2003-2010) como ningún otro político conservador de la historia de Brasil, inaugurando una extrema derecha popular.

«El mensaje de Bolsonaro es: ‘Lula pensó en ustedes, pero es un corrupto y ladrón y no tiene la ética que ustedes tienen y defienden en los cultos’. Lula logró el voto masivo de ese precarizado durante su gestión con el plan social Bolsa Familia, pero quemó los puentes al ser acusado de corrupción porque en los cultos se valoriza esa ética», dijo Vieira.

Foto AFP
Foto: AFP.

Lula fue absuelto y sus procesos de corrupción anulados por manipulación política y de pruebas, pero el bolsonarismo logró llevar la «ética protestante» a las clases media baja y baja de las periferias de la mano de las iglesias neopentecostales, que reemplazaron el activismo del catolicismo de la Teología de la Liberación y a los comités de fuerzas como el PT en las barriadas.

El cientista político consideró que los trabajadores informales y cuentapropistas, como taxistas o entregadores de comida, lograron verse protegidos por Bolsonaro y no por el Estado de Bienestar, que fue erosionado con la apertura económica de corte neoliberal ejecutada por el gobierno. Brasil tiene el 39,7% de trabajadores informales.

«Existe una suerte de pensamiento de liberalismo, pero el mensaje de Bolsonaro es el siguiente: los trabajadores informales son vencedores individuales amparados por Dios y no por el Estado. Con este razonamiento, Bolsonaro logró imponer que él los representa y es el benefactor de los pocos bienes materiales de los que dispone con su trabajo precarizado», explicó el profesor.

En la primera vuelta electoral, Bolsonaro fue derrotado en las urnas por Lula, incluso otorgando auxilios sociales por un monto de 7.000 millones de dólares para el segundo semestre.

«Lula volvió con una gran elección después de todo lo que pasó, la ola de fake news, el pasado de su prisión por corrupción. Fue el primer candidato opositor en la historia que logra ganarle en primera vuelta a un presidente en ejercicio que busca su reelección

Vinicius Vieira

Sin embargo, pese a que el candidato del PT domina entre los que ganan menos de 400 dólares mensuales, Vieira estimó que las clases populares que le dieron la victoria en 2003 y 2006 están siendo divididas «por el discurso de los pastores neopentecostales».

«Lula volvió con una gran elección después de todo lo que pasó, la ola de fake news, el pasado de su prisión por corrupción. Fue el primer candidato opositor en la historia que logra ganarle en primera vuelta a un presidente en ejercicio que busca su reelección. Lula volvió, pero con esas fisuras generadas por la irrupción del bolsonarismo», sostuvo.

Foto AFP
Foto: AFP.

El balotaje del día 30 de octubre será «muy emocionante», ante el crecimiento de intención de voto que tiene Bolsonaro.

Por otra parte, Vieira sostuvo que el Congreso surgido de las elecciones del 2 de octubre tiene mayoría bolsonarista y será «hostil» a Lula.

«Tendremos un Congreso muy bolsonarista que ya se anticipa como hostil en caso de que Lula gane las elecciones» y sea presidente por tercera vez, estimó.

«Bolsonaro, por su parte, tendrá en este Congreso un lugar donde encontrar resistencias institucionales a las denuncias que recibirá cuando ya no tenga inmunidad presidencial. Las chances de un acuerdo para protegerlo del Poder Judicial son reales», agregó.

Vieira indicó que el bolsonarismo podría aprovechar la mayoría en el Senado para iniciar procesos de juicio político contra los jueces de la Corte Suprema que votaron a favor de la anulación de las condenas por corrupción contra Lula, como ya lo anticipó el vicepresidente Hamilton Mourao, senador electo.

«Esa agenda está dentro del bolsonarismo reforzado por la elección», estimó el experto.

De acuerdo con el analista, la fórmula que puede llegar a usar un Bolsonaro en la oposición y sin fueros es «hacer fracasar desde su fuerza en el Congreso» al Poder Ejecutivo y preparar un terreno para su retorno al poder en 2026, tal como lo está haciendo el expresidente Donald Trump en Estados Unidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *