La salud del ultraderechista candidato presidencial brasileño Jair Bolsonaro mejora día a día y ya dejó la sala de terapia intermedia. Sin embargo, es “casi imposible” que pueda participar de actos públicos antes de las elecciones del 7 de octubre próximo.

Después de varias complicaciones, llegó una buena para el capitán del Ejército, quien dejó la unidad de cuidados semiintensivos y pasó a una sala común del hospital Albert Einstein, de San Pablo. De continuar con su evolución, el postulante del Partido Social Liberal espera abandonar el centro asistencial antes de la primera vuelta, para la que encabeza los sondeos previos, seguido por el representante del Partido de los Trabajadores, Fernando Haddad.

Pese a las buenas noticias sobre su salud, Bolsonaro sabe que su recuperación no será lo suficientemente rápida como para que pueda participar de algún acto público antes de las elecciones. Es “casi imposible”, afirmaron desde su círculo íntimo.

Jair Bolsonaro 1️⃣7️⃣

@jairbolsonaro

Jair Bolsonaro recebe visita de Paulo Guedes! Sempre juntos na busca da Ordem e Progresso!

Por eso, comparte sus ideas con cataratas de mensajes en las redes sociales, en especial, en Twitter. Allí, insistió con una serie de medidas económicas que apuntan a recibir el beneplácito de los sectores más concentrados, como reducir el gasto público, disminuir la cantidad de ministerios y privatizar empresas públicas, por considerarlas “gastos innecesarios”. La polarización con la plataforma de Haddad es total y la segunda vuelta promete ser muy caliente.