Calle Avellaneda, en franca recuperación integral

Iniciada en agosto, la remodelación de uno de los ingresos más importantes a Villa Nueva muestra un notable progreso. Ya fueron renovadas parte de las redes de agua y cloaca, y se trabaja en una nueva traza del canal y en el ensanche de la calzada

Muchos son los avances que por estos días presenta el trabajo de remodelación completa que la Municipalidad de Guaymallén ejecuta en el inicio de calle Avellaneda, desde el cruce con la lateral norte de Acceso Este. En estos momentos se corrige la traza del canal sobre la margen este, tarea que luego permitirá concretar el ensanche de la calzada. Además, ya se ejecutó parte del trabajo subterráneo relacionado con la renovación de las redes de cloaca y agua.

El gran despliegue que se puede observar, en los primeros 300 metros de calle Avellaneda, tiene que ver con el carácter integral de la obra en ejecución y su complejidad debido a que la superficie fue demolida en su totalidad y también se retiraron cordones, cunetas, hijuelas, veredas y esquinas; ya que todo será reconstruido a nuevo.

En estos momentos la tarea se concentra en la margen este, donde se redefine la traza del canal, lo que además de optimizar el funcionamiento del sistema de drenaje, permitirá ensanchar la calle. El nuevo canal, en algunos tramos, ya ha sido revestido en hormigón elaborado. En cuanto a los servicios, ya se procedió al reemplazo de parte de las redes de cloacas y agua, que se encontraban obsoletas.

Lo que viene

La remodelación de calle Avellaneda, a la altura del ingreso a Villa Nueva, se irá concretando por etapas (avanzando de sur a norte) y está previsto su alcance hasta la intersección con Quintana. Hasta ese punto, habrá un tratamiento especial para la calzada, con la colocación de una base estructural totalmente nueva, con capacidad para soportar una carpeta de adoquinado de 8 centímetros de espesor. En las esquinas de Bandera de Los Andes, Yatay y Padre Galgiardi, la trama vial será reforzada con hormigón elaborado de 22 centímetros. También está prevista la integración de una ciclovía.

Además, habrá una renovación desde el punto de vista urbanístico. Las veredas y esquinas que se construirán aportarán un concepto similar al que se puede observar en la calle Azcuénaga. Habrá rampas para discapacitados, señalización para no videntes, mayor superficie de circulación peatonal y todo el entorno contará con equipamiento urbano como bancos, bolardas, papeleros, iluminación peatonal e iluminación vial de tipo led.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *