El carpintero que volvió a ser imputado del secuestro y crimen de Candela Rodríguez,cometido en 2011 en la localidad bonaerense de Villa Tesei, se declaró inocente en otra indagatoria ante el fiscal de la causa, aseguró que no conocía a los otros sospechosos y que él no tenía las llaves de la casa donde mataron a la niña en el momento del hecho.

En tanto, la declaración como acusado que debía prestar este martes el narco Miguel Ángel “Mameluco” Villalba se postergó para una fecha a designar porque la notificación le llegó recién el lunes a la cárcel federal de la ciudad chubutense de Rawson -donde está preso- y no se pudo organizar el traslado a los tribunales de Morón.

De acuerdo a los voceros, quien sí fue indagado por el fiscal Mario Ferrario fue elcarpintero Néstor Altamirano, quien se desvinculó del crimen por el que ya estuvo preso entre 2011 y 2012. Según las fuentes, en su descargo, Altamirano negó conocer a los otros sospechosos del caso, entre ellos el condenado a prisión perpetua Hugo Bermúdez, a pesar de que para la fiscalía este último frecuentaba asiduamente la casa lindera a la delcarpintero, en Villa Tesei.

Al momento del secuestro y crimen de Candela, el carpintero residía a la vuelta de la vivienda situada en la calle Kiernan 992, propiedad de Gladys Cabrera, otra de las personas que estuvo presa en un comienzo de la investigación y fue liberada por falta de pruebas.En su indagatoria, Altamirano reconoció que él iba diariamente a dicha vivienda a darles de comer a los perros, pero aclaró que el 26 entregó las llaves de la misma a la dueña porque esta tenía previsto alquilarla, por lo que el día del crimen él no pudo haber concurrido al lugar, dijeron los voceros.

Tras la requisitoria judicial, el carpintero se retiró de los tribunales de Morón ya que si bien el fiscal Ferrario había solicitado la semana pasada la detención de él y de otros dos imputados, el juez de garantías Gustavo Robles no se las concedió.