El caso María Cash volvió a dar un giro violento y esta esta vez los apuntados fueron miembros del Servicio Penitenciario Federal.
Según consignó El Tribuno de Salta, una mujer ingresó al hospital San Bernardo víctima de una salvaje agresión mafiosa e intimidatorio.
La mujer, de unos 45 años, denunció que dos hombres ingresaron a su domicilio, la torturaron y le susurraron la frase: “el macho siempre gana”.
Luego la torturaron realizándole diversos cortes en el vientre. Trascendió que los cortes armarían justamente la frase que le dijeron al oído.
La mujer estaba a punto de rubricar en Salta una denuncia formal en la Justicia Federal local, en donde agregaría datos sobre el caso de la diseñadora bonaerense María Cash.
La mujer había sindicado a su entonces esposo como uno de los captores de María Cash, pero no el único, sino que en la privación de la libertad de la mujer habría al menos dos personas más, todas ligadas al SPF.
El abogado de la familia Cash en Salta, Pedro García Castiella, confirmó la noticia y dijo además que la denuncia radicada en Buenos Aires ya fue remitida al Juzgado Federal 2 y que la mujer no llegó a declarar, pese a que estuvo en ese juzgado el 26 de febrero.
La mujer denunció que su esposo junto con otros integrantes del Servicio Penitenciario Federal habían ocultado a María Cash hasta su desaparición. Solicitó que se la incluya en los beneficios de la ley de testigo encubierto y además pidió protección del Estado.
El viernes 8 de julio de 2011 en Salta fue la última vez que se vio con vida a María Cash.