De todos modos, a la hora programada para el cierre de las urnas ya había votado 90% de los ciudadanos habilitados, según el diario local El Observador.

Las firmas privadas de opinión pública están legalmente impedidas de difundir sondeos hasta las 20.30, la misma hora a la que se espera que se divulguen los primeros resultados oficiales del escrutinio.

La jornada para escoger al sucesor del presidente Tabaré Vázquez para el período 2020-2025 estuvo marcada por una alta participación en un clima festivo, empañado por incidentes aislados esta madrugada.

Los candidatos, el frenteamplista Daniel Martínez y el opositor nacionalista o “blanco” y favorito en las encuestas, Luis Lacalle Pou, votaron antes del mediodía.

Martínez votó en el coqueto barrio de Pocitos, en Montevideo, y declaró que lo “sorprendieron” algunas declaraciones de último momento, como el llamado a los militares del ex jefe del Ejército y líder opositor Guido Manini Rios a no votar por el Frente Amplio (FA).

Pese al viento que corría, el candidato del oficialismo esperó con calma en la cola, junto a su familia, una sonrisa, su mate y su termo, hasta que votaran todos los que estaban adelante.

Martínez anticipó que esperaba que fuera “una lucha voto a voto” y destacó dos situaciones que pasaron en las últimas horas: el audio de Manini Ríos llamando a sus ex subalternos a no votar por el FA, y los inusuales disturbios que se vivieron anoche, cuando un camión militar con urnas se enfrentó con un grupo de jóvenes. El saldo fueron varios autos apedreados en la calle.

De su lado, Lacalle Pou votó en la ciudad de Canelones, 50 kilómetros al noreste de Montevideo, tras un recorrido en auto desde su casa en el barrio privado La Tahona, durante el cual bajó constantemente a sacarse fotos y saludar a sus simpatizantes.

El hijo del ex presidente Luis Alberto Lacalle Herrera (1990-1995) llego acompañado por una caravana de militantes enarbolando las banderas blaquicelestes del Partido Nacional, también conocido como partido blanco.

En un breve contacto con las decenas de medios de comunicación presentes, Lacalle Pou afirmó que soñó “muchas veces con ser presidente”, reconoció que no pudo “dormir mucho” anoche y que se encontraba “ansioso” por conocer el resultado.

Sobre el video de su aliado Manini Ríos, dijo que no iba a hacer valoraciones sobre el contenido y la forma en que se expresó el senador elector por el ultraderechista Cabildo Abierto.

No puedo opinar sobre cada cosa que alguien escriba, pero obviamente que no comparto absolutamente nada“, expresó ante un hecho que no para de generar controversias y denuncias por la violación de la veda.

A diferencia de Martínez, Lacalle Pou no debió hacer fila porque su mesa estaba vacía, por lo que aprovechó para sacarse selfies y saludar a sus simpatizantes, que lo vitorearon al grito de “presidente, presidente“.

Luego de votar, el candidato cumplió con su cábala e invitó a los periodistas presentes y un grupo de familiares y partidarios a comer un asado en su casa.

Entretanto, Vázquez votó a primera hora en el barrio montevideano de La Teja y aseguró que el próximo mandatario tendrá como desafío “mantener los equilibrios sociales, económicos y políticos que hoy el país”.

El primer presidente de izquierda de Uruguay (2005-2010) se concentró en el escenario nacional y aseguró que su gobierno está preparado para el período de transición con vistas al cambio en la jefatura del Estado el 1 de marzo de 2020.