La medida impacta fuerte en la localidad de 60.000 habitantes, ya que se trata de la segunda fuente laboral después del municipio. “ Chivilcoy está angustiado. No son solamente los trabajadores. Es la fábrica más importante que hay en la ciudad. Si cierra seguramente va a marcar un antes y un después en lo económico, lo social, y va a dejar a muchos trabajadores desesperanzados, sin creer en nadie”, dijo el delegado regional Juan López.

La importación de calzados creció un 45% en los últimos dos años, pero el sector más afectado fue el deportivo, ya que el ingreso de productos terminados o semi-terminados desde Brasil aumentó un 116% en ese período, según un informe privado.