Son muchas las cuestiones que han cambiado de raíz en los últimos dos años en la Argentina. Una de ellas, sin ninguna duda, tiene que ver con el lugar que ocupa el ciudadano de a pie ante el comerciante, pequeño, mediano o grande. El consumidor perdió varias flechas en la pelea contra la caja registradora y la imagen está sustentada por un estudio que así lo indica.

Según una encuesta realizada por el portal Tiendeo, el 89% de los usuarios argentinos no está correctamente informado sobre sus derechos como consumidores. El dato supone un crecimiento del 17% con respecto a 2016, cuando el 76% de los consumidores manifestaban su desconocimiento en relación con la legislación relacionada.

El estudio señala que la falta de conocimiento de los derechos del consumidor provoca que los usuarios cada vez reclamen menos frente a productos o servicios insatisactorios.

Sólo el 34% de los participantes en la encuesta indica que emprende acciones en este tipo de situaciones, lo que revelaría que el porcentaje ha descendido en un 26% desde 2016.

Infograf?a: Tiendeo

Infograf?a: Tiendeo

El desconocimiento de la legislación es el principal motivo de inacción para la mitad de los consumidores, lo que pone de manifiesto el perjuicio que supone la falta de información para una correcta defensa de los derechos como consumidores.

Por otro lado, 1 de cada 3 usuarios señala la desconfianza en la efectividad de estos reclamos como principal causa de esta inacción.

Asimismo, solo 1 de cada 10 consumidores dice estar plenamente informado de sus derechos como usuario. En ese marco, la tendencia general es que internet es el canal fundamental. El 42% de los participantes en la encuesta de Tiendeo.com recurre a diversas herramientas online (páginas web, perfiles especializados en redes sociales, etc) para conocer diferentes aspectos en materia de protección a los consumidores.

Por otro lado, sólo un tercio de la población decide emprender algún tipo de acción para proteger sus derechos como consumidores frente a proveedores de productos y servicios. En este sentido, son los propios negocios los principales receptores de estos reclamos.

En este contexto, el 60% de los consumidores acude a los servicios de atención al cliente de los diferentes retailers buscando la reparación de un producto o servicio no satisfactorio. Esta cifra representa un aumento del 78% con respecto a 2016, lo que pone de manifiesto la implicación por parte de las marcas en la protección de los derechos de los consumidores.