Comenzó el ciclo de capacitaciones “Herramientas para garantizar espacios libres de discriminación”

Profesionales de distintas áreas brindarán herramientas de información y sensibilización en la temática diversidad sexual.

La Subsecretaría de Deportes, a través de la Dirección de Deporte Social y Comunitario, en conjunto con la Coordinación de Diversidad Sexual de la Provincia, iniciaron este martes en el Hospital de Malargüe el ciclo de capacitaciones que recorrerá los 18 departamentos.

Este ciclo de charlas es coordinado por el área de Diversidad Sexual, a cargo de Fernanda Urquiza. La Subsecretaría de Deportes participa en el tercer bloque, con el desarrollo de “El deporte social como factor cultural de inclusión”, a cargo de la directora Viviana Balzarelli y del profesor Pablo Montenegro. Los encuentros contarán con la participación activa de las áreas municipales y  hospitales que abordan la temática en sus territorios.

La reunión sobre “Herramientas para garantizar espacios libres de discriminación”, que tuvo lugar este martes en el hospital sureño, fue presentada por la directora del Hospital Malargüe, Yolanda Carbajal, por la directora de Deportes Social y Comunitario de la Subsecretaría de Deportes y por la coordinadora de Diversidad Sexual, Fernanda Urquiza.

Más de 80 profesionales de la Salud, profesores y estudiantes de educación física siguieron atentamente la charla, que se desarrolló en tres bloques, con las siguientes temáticas:   

– Despatologización, hormonización y corporalidades diversas. A cargo del sexólogo Germán Gregorio.

– Acompañamiento, escucha activa. Actuaciones escritas. Trato digno y buenas prácticas. A cargo de Analía Sosa Valverde.

 – Marco legal en la diversidad sexual. El deporte social como factor cultural de inclusión. A cargo de Gabriela Echenique, Viviana Balzarelli y Pablo Montenegro.

El objetivo de estos encuentros es brindar herramientas para información y sensibilización en la temática diversidad sexual para que tanto efectores de salud como personas ligadas al deporte social cuenten con ellas en sus prácticas profesionales.

En los primeros dos bloques de la capacitación los profesionales explicaron que las herramientas conceptuales, legales y administrativas son útiles cuando existe la responsabilidad de garantizar derechos y apuntan a generar espacios libres de discriminación tanto en el ámbito de salud como en el deportivo.

El acceso a la salud ha sido un derecho negado y vulnerado para las personas LGTBIQ+, producto de la invisibilización y de la patologización que históricamente las han afectado. Desde que las leyes argentinas reconocieron que todas las orientaciones sexuales e identidades de género son un derecho y deben ser respetadas, se han ido implementando políticas públicas de salud integral con perspectiva de diversidad sexual.

Las situaciones de discriminación vividas en establecimientos de salud por desconocimiento o patologización arraigados en la cultura hetero-cis-normativa, en donde el mandato social rige por sobre la identidad autopercibida de las personas, ha impactado en la calidad de vida de las personas, porque abandonan los tratamientos o no regresan para continuar su atención. Por lo tanto, la construcción de un modelo de atención desde un enfoque despatologizador, orientado a garantizar el acceso a la salud para las personas LGTBIQ+, consiste en contar con herramientas para mejorar la prácticas en ese ámbito.

Por otro lado, en el ámbito deportivo, el acceso a la práctica de deportes en clubes y gimnasios para los niños, niñas y adolescentes también está enmarcado por mandatos sociales que es necesario revisar para poder crear espacios más inclusivos de recreación deportiva. Esto, sin que la identidad de género o la orientación sexual marquen alguna diferencia. Promover espacios deportivos libres de prejuicios, sin reproducir ni reforzar estereotipos de género y discriminatorios, como también fomentar desde temprana edad la mixticidad en todos los ámbitos deportivos, es un desafío que comienza reconociendo la marginalidad que han sufrido las personas LGTBIQ+ desde edades tempranas.

En este contexto, el deporte social tiene un impacto en la socialización de las personas y su salud integral, por lo que es importante plantear estrategias  de inclusión y brindar herramientas con perspectiva de diversidad sexual para garantizar el acceso al deporte de todas las personas, sin distinción alguna.

Tanto la salud como el deporte recreativo son aspectos que hacen a la calidad de vida del ser humano. Por ello, si quienes tienen a su cargo estos espacios cuentan con la información y el conocimiento del marco legal, lograrán construir y garantizar un entorno libre de discriminación en sus ámbitos laborales. Por consiguiente, se verá reflejado en la oportunidad de una vida más digna para las personas LGTBIQ+ y en una sociedad más inclusiva.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.