Lo más campante: Eduardo “Tucu” Costanzo, de compras con su mujer.

El genocida Eduardo “Tucu” Costanzo, condenado a prisión perpetua por delitos de lesa humanidad en tres juicios diferentes, salió de paseo junto a su mujer por las calles de la ciudad santafesina de Rosario horas antes del 42º aniversario del Golpe de Estado de 1976.

La Garganta Poderosa filmó el viernes pasado a las 18.30 el momento en que el represor volvía a su casa luego de hacer las compras y publicó este lunes el video. La denuncia por la violación de la domiciliaria ya había sido hecha por Alicia Bernal, querellante en la causa La Calamita por la desaparición de su padre, Rubén Tito Messiez. Ahora la revista sumará la filmación como material probatorio para que se le revoque finalmente el beneficio al genocida, a pesar de las amanazas que recibió por parte de la mujer y el hijo de Costanzo.

“Exigimos el restablecimiento inmediato de los genocidas a la cárcel común y responsabilizamos al Estado por la integridad de todas nuestras asambleas en Santa Fe”

“Agente del Personal Civil de Inteligencia (PCI) en el Batallón de Comunicaciones 121 del Segundo Cuerpo del Ejército, Costanzo tuvo bajo su mando cinco centros clandestinos de detención: Quinta de Funes, Escuela Magnasco, Fábrica Militar de Armas “Domingo Matheu”, La Intermedia y La Calamita. Pero ninguna de sus tres condenas a perpetua, en las causas Guerrieri I, II y III, le arrebató la libertad garantizada para los socios del silencio”, denunció este lunes la Garganta.

En total, Costanzo fue encontrado culpable de 71 casos de privación ilegítima de la libertad y tormentos, 17 crímenes agravados por alevosía, 14 asesinatos y 24 desapariciones.

El genocida Eduardo “Tucu” Costanzo violó la prisión domiciliaria.

“Hoy más que nunca, exigimos el restablecimiento inmediato de los genocidas a la cárcel común y responsabilizamos al Estado por la integridad de todas nuestras asambleas en Santa Fe. A 42 años, no olvidamos, ni los perdonamos, ni nos vamos a reconciliar: a donde mierda sea que vayan, ¡los iremos a buscar!”, advirtió la Garganta.

Este caso se suma a la demanda masiva de “cárcel común, perpetua y efectiva” que se escuchó en la marcha del sábado pasado, marcada por la difusión de listados del Servicio Penintenciario Federal que aconsejan la libertad condicional o la prisión domiciliaria para alrededor de cien presos de lesa humanidad, entre los que se encuentra, el genocida Alfredo Astiz.