Por Francisco Martirena Auber

A seis días del vencimiento del acuerdo automotriz con México, el Gobierno debió aceptar una peligrosa apertura de importaciones desde ese país como única solución, ya que la Argentina se había comprometido a que rigiera el libre comercio desde el próximo 19 de marzo.

En medio de la fuerte preocupación y el temor de automotrices y autopartistas radicadas en el país, fuentes gubernamentales y mexicanas confirmaron el martes a BAE Negocios que este mes se terminará de delinear el nuevo Acuerdo de Complementación Económica (ACE 55), en una cumbre que será en Buenos Aires. El sistema de cupos terminaría en 2023, con una apertura cada vez mayor hasta llegar al libre comercio pretendido por el gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

Un funcionario argentino respondió taxativamente, ante una consulta de este medio sobre el riesgo de destruir la industria automotriz vía cupos mayores, que “peor es el libre comercio”. En los últimos días, el embajador argentino en MéxicoEzequiel Sabor, sostuvo que “la Argentina está dispuesta a ampliar el comercio automotor”, pero que también “se discutirá el ACE 6 que encierra al resto de los sectores industriales, para una mayor apertura”.

El propio Sabor también había señalado que “antes de que concluya marzo habrá una ronda de negociaciones en Buenos Aires, para fijar un cronograma de las negociaciones y tener una relación más amplia en este año”. Agregó que el Gobierno no tiene “miedo” a la ampliación del ACE 6, a pesar del desequilibrio comercial en favor del país de Norteamérica.

De acuerdo con el ACE 55, desde el 19 de marzo de 2019 debería regir el libre comercio en ese sector entre la Argentina y México. Pero como las terminales (nucleadas en ADEFA) y los autopartistas (AFAC) plantearon no aceptar el libre comercio, ya que las condiciones de competitividad son ampliamente desfavorables, el Gobierno tuvo que pedir a México que no se cumpla el acuerdo por cuestiones de emergencia industrial y recesión económica. Por ello, López Obrador impuso la ampliación de importaciones como salida intermedia.

Si bien la meta de las automotrices radicadas en la Argentina es que el futuro acuerdo plurianual parta del cupo actual de 637,5 millones de dólares, el monto inicial será mayor. El gobierno de Cristina Kirchnerfirmó con México un acuerdo con cupos libres de arancel de u$s575 millones en el primer año, que se fue incrementando a u$s592,25 millones en 2016, u$s612,9 millones en 2017 y u$s637,5 millones en 2018 y hasta el 19 de marzo. Brasil firmó un acuerdo similar con México, ofreciendo libre comercio en 2019 y deberá aceptar también cupos mayores.