Con una distribución federal, la inversión en obra pública se duplicó en 2018

La comparación entre los primeros nueve meses de 2017 y el mismo período de este año arrojó un incremento superior a 100%. La inversión por habitante del interior de la provincia duplica la destinada al Gran Mendoza.

El Ministerio de Economía, Infraestructura y Energía realizó un análisis comparativo de la inversión en obra pública ejecutada durante los primeros 9 meses de 2017 versus el mismo período de este año. El resultado mostró un aumento significativo en 2018 que prácticamente duplicó la inversión de 2017. La distribución para este año es de $4.000 por cada habitante de las zonas Sur, Este y Valle de Uco, mientras que para el Gran Mendoza es de $2.752 per cápita.

Los indicadores arrojan un importante incremento en los fondos devengados para el área de Infraestructura, que ascienden a $1.848 millones en lo que va de 2018, mientras que en 2017 la cifra rondó los $516 millones. Situación similar se observa con los números del Instituto Provincial de la Vivienda (IPV), que crecieron  de $1.237 millones el año pasado a $1.784 durante este año. Esto significa que entre enero y setiembre de 2018 se invirtieron $3.632 millones, contra $1.753 millones en el mismo período del año pasado.

Al respecto, el ministro de Economía, Infraestructura y Energía, Martín Kerchner, explicó que es “gracias a que el Estado mendocino está funcionando, aun en medio de una crisis. Estamos haciendo más viviendas y manteniendo el ritmo de la obra pública que comenzamos a acelerar el año pasado”.

El carácter federal de este presupuesto también lo distingue del ejecutado en 2017. Entre obra nueva y con continuidad, se llevan adelante 475 proyectos. Teniendo en cuenta su distribución, el monto de inversión y la cantidad de habitantes arroja un número por cápita en las zonas Este, Sur y Valle de Uco  de $4.000, casi el doble de lo destinado al Gran Mendoza, que asciende a $ 2.752 por habitante.

Importantes obras que iniciaron sus proyectos este año sustentan estos números. Así, la construcción de Almafuerte II, el reinicio de la Cárcel Federal, la maternidad del Hospital Lagomaggiore, la segunda etapa del Hospital Tagarelli, la refuncionalización integral del Schestakow y las 400 viviendas que forman parte de una licitación mayor ejecutada por el IPV son claros ejemplos del crecimiento de la obra pública mendocina.

Cabe recordar que el presupuesto 2018 se formuló destinando 10% del gasto total a obra pública, gracias a que se logró recuperar el equilibrio en los gastos corrientes. Esta situación puede verse reflejada en la gran cantidad de hospitales, escuelas, viviendas y caminos que se encuentren en plena ejecución, a pesar de la crisis nacional que afectó a las economías provinciales.

GALERIA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *