Concluyó la prueba piloto Ciudad de Siesta

Durante 45 días, más de 200 comercios del microcentro abrieron sus puertas en horario extendido. Desde el sector privado expresaron la necesidad de avanzar en un plan superador que incluya un cambio progresivo en la atención de los comercios.

El Ministerio de Economía, Infraestructura y Energía, a través del Instituto de Desarrollo Comercial (IDC), reunió a referentes del sector privado para hacer un balance tras concluir la prueba piloto denominada Ciudad Siesta. Su objetivo fue lograr que los comercios de la Ciudad de Mendoza abrieran sus puertas durante las horas de siesta duranteb45 días.

Las instituciones participantes del programa  acordaron seguir trabajando en el fortalecimiento del comercio minorista mendocino. Son la Federación Económica de Mendoza (FEM), Cámara Empresaria, Comercio, Industria, turismo y Servicios (Cecitys), Unión Comercial e Industrial de Mendoza (UCIM) e Instituto de Desarrollo Comercial (IDC).

Los referentes de las instituciones mencionadas llegaron a la conclusión de que es de suma importancia tomar este tema como prioritario sin dejar de lado el incorporar otros actores importantes como lo es la actividad bancaria, la educación y el transporte, entre otros.

Daniel Dimartino, gerente general del IDC, señaló: “Hemos tenido muy buenas experiencias. Como en todo cambio, se han expresado voces a favor y en contra. Distintos referentes del sector comercial han expresado la necesidad de seguir adelante con esta iniciativa, porque entienden que este cambio de costumbre demandará un tiempo hasta que se instale. Otros señalaron que esta propuesta funcionó en el marco de las vacaciones pero que volverían transitoriamente al horario habitual hasta que se logre un acuerdo que incluya a todos los comerciantes”.

El funcionario añadió: “No podemos dejar de lado que cada comerciante es libre de hacer el horario que crea conveniente, siempre y cuando no se vulneren los derechos de los trabajadores, los que en su mayoría se han manifestado a favor de esta nueva modalidad. Todos aquellos que se animaron a abrir sus puertas y encontraron una posibilidad de crecimiento pueden continuar con la misma modalidad de trabajo sin ningún inconveniente. Esto será un proceso de cambio paulatino. Lo más importantes es que nos animamos a hacer las cosas de otra manera y a vencer los miedos”.

Por último, el funcionario destacó que “no sólo el empleado de comercio vio con buenos ojos esta iniciativa, sino que en general la sociedad mendocina la tomó como un avance para un importante cambio de costumbres. Esta propuesta tiende, también, a igualar las posibilidades de oferta con las grandes superficies comerciales, que ya cuentan con una modalidad de trabajo establecida y aceptada por el público en general. Esto, de lograrse, fortalecería el posicionamiento de Mendoza en lo comercial, como lo ha logrado en su momento transformándose en una de las grandes capitales del vino”.

“Esta propuesta implica un cambio de hábitos de consumo muy importante. Debe ser implementada paulatinamente y es aquí donde el estado debe bregar por el bienestar de todos los mendocinos. Esto se debe dar de a poco, con la participación de todos los actores vinculados a la actividad. Debe ser un trabajo de día a día. Es necesario marcar un camino, un proceso, como pasó con el horario de atención los días sábados por la tarde. Al principio todos se oponían y, hoy por hoy, es uno de los días de mayor venta. También se debe avanzar en una campaña muy fuerte donde se le informe al comerciante sobre los alcances de esta iniciativa. Qué si y qué no se debe hacer”, remarcó Adolfo Brennan, protesorero de Comercio y Servicios de la Federación Económica de Mendoza (FEM).

Muchos de los comercios que se sumaron a esta iniciativa, más de 200 en el microcentro mendocino, sostienen que gracias a esta primera experiencia se ha logrado captar clientes que antes se inclinaban a comprar en las grandes superficies. Sin embargo, expresaron que “ha sido un gran esfuerzo de los propietarios, quienes en muchos casos han cubierto las horas de la siesta para no avanzar en cambios de horarios de sus empleados o bien para no tener que incorporar nuevo personal, ya que esto significaría mayores gastos”.

Por su parte, Adrián Alín, titular de la Cecitys, destacó: “Desde nuestra institución vamos a seguir trabajando para que cada vez sean más los comercios que se sumen a esta iniciativa. Acompañamos la intención de incorporar todas la voces al debate porque entendemos que deben tenerse en cuenta muchos aspectos para lograr el objetivo que nos hemos planteado desde nuestra institución en conjunto con esta mesa de trabajo”.

Alín añadió que ya están trabajando en otros aspectos que tienen que ver con la actividad comercial: “Se vienen las grandes rebajas de la ciudad y ya estamos trabajando en un plan para que el mendocino compre en la ciudad y siga apostando a nuestros comerciantes. Estamos trabajando codo a codo con los principales referentes comerciales de los distintos puntos de la ciudad para lograr sumar a la mayor cantidad posibles de locales a esta iniciativa”.

En tanto, desde la UCIM, Eduardo Latino y Alberto Lucero destacaron que es muy importante avanzar en un relevamiento de la actividad comercial en la ciudad y añadieron que, para lograr el cambio que se pretende, se debe abrir el juego a todos quienes de alguna manera se ven alcanzados por esta iniciativa.

En este sentido, el titular de Ópticas Latino remarcó: “Para nosotros ha sido una muy buena experiencia. Hemos decidido que vamos a abrir nuestras puertas 12 horas del día. Incorporaremos nuevo personal y nos organizaremos con dos equipos de trabajo. Pensamos en nuestros empleados y entendemos que esto les permitirá contar con mas horas del día para pasar con sus familias e incluso hacer actividad deportiva y capacitación, entre otras cosas. Con esta iniciativa hemos tirado a rodar la pelota para que, dentro de un tiempo, logremos hacer el gol”.

Por último, Latino remarcó la importancia de trabajar de manera asociada con todos los actores vinculados a la actividad: “Es necesario el trabajo conjunto entre las organizaciones representantes del sector privado, como cámaras y asociaciones, sindicatos y el sector público”.

La opinión de los comerciantes 

Pablo Sosa, gerente de Brunna Accesorios, señaló: “Esta iniciativa nos ha permitido captar nuevos clientes. Nos va muy bien en este espacio de tiempo y es por ello que hemos decidido seguir adelante con el  horario de atención extendido. Nuevos clientes que salen de sus oficinas de trabajo o de los propios bancos de la Ciudad están comprando durante la siesta y es por ello que hemos reforzado el horario de atención con nueva cartelería y una fuerte campaña en redes sociales.

Carlos Alonso, titular de Alonso Calzados, hizo hincapié en que esta propuesta debe ser sostenida en el tiempo: “He observado que algunos comercios que se sumaron a esta propuesta estuvieron dos o tres días con las puertas abiertas y luego volvieron a su horario normal. Hay que darle tiempo a la sociedad a que se acostumbre a esta nueva posibilidad que hemos puesto a su disposición. Nuestros clientes están muy conformes con nuestro nuevo horario, por lo que vamos a extenderlo hasta fin de año”.

En calle San Juan al 1248 funciona Per May Perfumería. Sus empleados fueron quienes propusieron a los dueños de la firma el avanzar en un horario de atención extendido: “Desde hacía mucho tiempo no tenía una tarde completa para compartir con mis hijos. Hoy por hoy esta posibilidad nos lo permite. Nos arreglamos entre nosotras para cubrir todos los espacios. A la empresa le ha servido, porque hemos captado nuevos clientes, y a nosotros también porque no sólo estamos cuidando nuestra fuente laboral sino que además tenemos más tiempo para nuestras familias. Vamos a seguir atendiendo de esta forma hasta diciembre”.

En la misma cuadra, dos perfumerías más, de las cuatro existentes, se sumaron a esta propuesta luego de observar la posibilidad de incrementar sus ventas abriendo a la siesta.

Otra comerciante de la Ciudad destacó que los horarios de atención en los comercios deberían ser semejantes a los de las grandes superficies comerciales: “A mí no me perjudica en nada esta propuesta. Yo trabajo mucho con mis clientes en horario de siesta”.

Desde la firma Quimera, una de sus encargadas señaló que el horario de atención se ve interrumpido una hora, entre las 15 y las 16. La mujer remarcó que “se está trabajando mucho con los empleados bancarios, ya que, normalmente, muchos de ellos concluyen su día laboral en la siesta”.

La firma Maxi Casa, local ubicado en calle Colón de Ciudad, también se sumó a esta iniciativa y la propuesta surgió por parte de los propios empleados: “Los titulares de la firma son de Rosario. Nosotros entendimos que en nuestro caso los clientes necesitan contar con un horario amplio, ya que en muchos casos vienen, incluso, desde otras provincias. Ante esta situación, y frente al incremento de nuestras ventas, e por el momento nos han permitido seguir con esta modalidad de trabajo. Estamos muy contentas. Salir temprano y llegar temprano a casa nos ha aliviado mucho”.

“Cuesta un poco lograr que el consumidor llegue en horario de siesta a nuestro local, pero de a poco hemos observado que el mendocino se está animando a comprar en la siesta. De a poco se van enterando que estamos atendiendo en la siesta y es por ello que vamos a extenderlo hasta noviembre”, señaló Alberto, encargado del local Uricolor.

Desde la firma Grimoldi, Andrea Esquivel señaló que desde que abrieron sus puertas ellos atienden de corrido y observan que esta propuesta sólo pueden ponerla en práctica aquellos que tienen el personal necesario para hacerlo: “Es muy difícil que un comercio pequeño pueda hacer abrir sus puertas todo el día, ya que ello implica contar con más empleados o bien que el propio dueño esté al frente del comercio en esas horas”.

GALERIA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *