Conocé a Dudek y Regica: dos cachorros gemelos de panda rojo, una especie en peligro de extinción

Nacieron en julio pasado en el Jardín zoológico de Zagreb y fueron “bautizados” este jueves. Durante los tres primeros meses de su vida, los pequeños no salían de lugar dónde nacieron y hace poco comenzaron a explorar el jardín. ¡Mirá las imágenes!

A pesar de su nombre, no está emparentado con el Oso Panda.
A pesar de su nombre, no está emparentado con el Oso Panda.

Nacieron en julio pasado en el Jardín zoológico de Zagreb y fueron “bautizados” este jueves como Dudek y Regica. Los nombres inspirados en los protagonistas de una popular serie de televisión local, han sido escogidos por dos destacados deportistas croatas, Martin y Valent Sinovic, campeones olímpicos en remo, entre setecientas propuestas de los ciudadanos.

El acto del “bautizo” tuvo lugar en el marco de un programa especial del zoo para sensibilizar a la población sobre el riesgo de extinción que corre esta especie de animales.

El Panda Rojo es un mamífero nativo del sureste de Asia, del Himalaya oriental, habilidoso y acrobático, activo sobre todo por la madrugada y al atardecer, que pasa su vida en los árboles y se alimenta principalmente de bambú, aunque es también carnívoro y en estado salvaje come ratones, insectos o pollos.

A pesar de su nombre, no está emparentado con el Oso Panda, sino que es un animal perteneciente a la familia de los prociónidos, al igual que los mapaches y los coatíes.

“El papel principal de los jardines zoológicos modernos es la protección de las especies en peligro a través de programas de reproducción en cautiverio“, destacó ante la prensa el director del zoo, Damir Skoko, durante el “bautizo” de las crías, hembra una, macho el otro.

Hijos de Popi, de siete años, y Ema, de cinco, han comenzado recientemente a explorar el mundo fuera de su casita, explicó Innes, su cuidadora.

En sus primeras semanas se mantuvieron muy pegados a su mamá, la principal encargada de protegerlos con su cariñosa entrega y atento cuidado: “Ema es realmente una madre ejemplar. No ha sido necesario intervenir o ayudar nada respecto a los cachorros. Se ocupa de todo sola, hay que felicitarla. ¡Hay que ver cómo tiene a las crías bien robustas y fuertes!”, destacó Innes.

“Ya han aprendido mucho, progresan rápido y ahora son muy hábiles en trepar por los árboles”, explicó la cuidadora.

Sobre todo al amanecer, los cuatro miembros de la familia “se divierten con frecuencia jugando juntos, saltando unos sobre otros, corriendo por los arboles y tirándose jocosamente sobre el suelo”, comenta Innes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *