Coronavirus │”No te arriesgues por muy saludable que te encuentres”

David Burkard, médico residente de 28 años, envió un mensaje a la sociedad tras darle batalla al COVID-19.

Coronavirus │"No te arriesgues por muy saludable que te encuentres"
Coronavirus │”No te arriesgues por muy saludable que te encuentres”

David Burkard tiene 28 años y está en su tercer año de residencia en Spectrum Health Systems en Grand Rapids, uno de los centros de emergencias más concurridos en West Michigan. Es joven, sin enfermedades preexistentes, atlético -solía hacer ejercicio cinco días a la semana, jugaba y era entrenador de voleibol-. Batalló contra el coronavirus en la primera línea de fuego y siempre pensó que si se contagiaba transitaría bien la enfermedad. Nunca imaginó que terminaría hospitalizado.

La primera semana de noviembre fue diagnosticado con COVID-19. Empezó con fiebre y tos, hasta ahí normal. Pero luego del día seis su cuadro empeoró. “Me levanté de la cama. Fui a preparar un sándwich y me moví un poco por mi apartamento y no pude recuperar el aliento”, dijo Burkard, “Simplemente no podía respirar”.

Al ser un especialista en el tema controló sus niveles de oxígeno y supo que tenía que ser ingresado en el hospital. Allí, en la unidad para pacientes con coronavirus, el miedo, la sofocante sensación de estar sin aliento y la soledad ganaron la batalla. Estaba en un lugar donde trabajaban todos sus colegas y amigos pero nadie podía visitarlo ni saludarlo.

Desde aquella habitación escribió un texto que se volvió viral“No estoy pidiendo pena (aunque las oraciones podrían ser agradables). Estoy tratando de poner las cosas en perspectiva. He aparecido a trabajar todos los días con una sonrisa y una máscara en mi cara. He visto las partes más feas del COVID de cerca y personal. He visto a miembros de la familia decir adiós a sus seres queridos por última vez. He visto incontables pacientes gastando indefensamente el aire. Hoy, desde mi habitación del hospital, te pido que vuelvas a considerar antes de publicar que el COVID es un engaño. Antes de que tengas la tentación de hablar sobre la tasa de mortalidad o te sientes tentado a quejarte de tener que usar una mascarilla en la tienda, piensa en aquellos de nosotros que literalmente ponemos nuestras vidas y nuestra salud en juego todos los días al ir al trabajo”. 

Hoy David Burkard terminó su aislamiento y aún no puede caminar sin tener dificultad para respirar. No puede volver a trabajar porque no está lo suficientemente fuerte para cumplir con las guardias intensas y agotadoras.

Él espera al contar su historia seguir generando conciencia. Les pidió a todas las personas que reflexionen y que sigan cumpliendo con las recomendaciones: quedarse en casa, usar una mascarilla, distancia social en exteriores y celebrar lo que haya que celebrar más tarde.

“En lugar de simplemente decir cosas malas desde detrás del teclado, imagina cómo es tener esa conversación con alguien al que le estabas poniendo un tubo de respiración por la garganta y es posible que no pueda decirle ‘te amo’ a su ser querido una vez más”, dijo Burkard.

“Hay muchas más cosas que no sabemos sobre este virus”, siguió. “No te arriesgues por muy saludable que te encuentres”, cerró.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *