Coronavirus en Estados Unidos: Las Vegas se ofreció como laboratorio para experimentar sin distanciamiento social

La polémica propuesta de la alcaldesa que quiere dejar que el libre mercado decida quién vive y quién no

Imagen: AFP

A pesar de que Estados Unidos es uno de los países más golpeados por la pandemia del coronavirus en el mundo, la alcaldesa de Las VegasCarolyn Goodmanpropuso reabrir los casinos, restaurantes, hoteles y centros de convenciones, con el único objetivo de reactivar la economía en la ciudad que recibe en condiciones normales a 42 millones de turistas por año. Al defender esa cuestionada iniciativa en un programa televisivo, la alcaldesa redobló la apuesta y propuso a su ciudad como un laboratorio experimental para que científicos evalúen si es cierto que morirían más personas sin medidas de distanciamiento social. 

Goodman había cuestionado las disposiciones del Estado de Nevada que la obligan a cerrar todos los locales de la zona y dijo que eran “una total locura” porque “los virus existieron por años”. Luego, desconfiada del efecto positivo del confinamiento, resaltó que no era posible atribuirle ese éxito a las medidas de distanciamiento social sin un estudio previo. Por eso, propuso a sus ciudadanos como conejitos de indias para que se determine si hay o no una diferencia de fallecimientos y contagios entre las ciudades aisladas y las abiertas. En una entrevista con la CNN, contó enojada que ya había hecho la propuesta, pero que se la denegaron.

Técnicamente, sugirió que sus ciudadanos integren un “grupo de control”, liberados completamente de las restricciones. Esta modalidad de estudios científicos se utiliza cuando, por ejemplo, se quiere comprobar la eficacia de un compuesto con un fin determinado. En un ensayo clínico, los pacientes que participan en él se dividen en dos grupos, el experimental y el de control, de forma que a los primeros se les administra la sustancia en cuestión y a los segundos no. Así, se puede saber si de verdad hay una diferencia real entre tomar y no tomar el fármaco en cuestión.

En la descabellada propuesta de Goodman, los ciudadanos de La Vegas estarían directamente expuestos al contagio interpersonal, sólo para intentar probar su punto. La iniciativa cobra todavía más dimensión cuando se tiene en cuenta que solamente en Las Vegas murieron 150 personas por la covid-19. En todo el país, se registran 849.094 casos positivos de coronavirus y 47.684 muertes.

“Quiero que abramos en la ciudad de Las Vegas para que nuestra gente pueda volver a trabajar y eso es todo, dijo sin embargo Goodman. La alcaldesa resaltó la importancia de reabrir los casinos y permitir la realización de grandes convenciones en los negocios de esta ciudad para ayudar a las “cerca de 900,000” personas desempleadas.

Además, a pesar del puesto que ocupa, afirmó que no brindará guías ni protocolos de seguridad contra la pandemia para que los comercios reabran. “Ellos tienen que resolverlo, ese es su trabajo, no es el trabajo de la alcaldesa”, resaltó y agregó, en una oda al libre mercado: “Esa es la competencia en este país, la libre empresa y poder asegurarse de que lo que ofreces al público satisfaga las necesidades del público … y así, para que un restaurante o una pequeña boutique estén abiertos, es mejor que lo descubran”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *