El juez federal Claudio Bonadio la ordenó a la Policía Federal Argentina la inmediata detención del empresario y dueño de la terminal de ómnibus de Retiro, Néstor Otero, quien fue indagado días atrás en la causa que investiga presuntas coimas en la obra pública.

En su declaración escrita por la megacausa conocida como “los cuadernos de la corrupción” negó haber entregado coimas a Roberto Baratta si bien su nombre aparece en los escritos del chofer Oscar Centeno.

Según el relato de Centeno, Otero le entregó bolsos con 250 mil dólares a Baratta aunque en su declaración negó la acusación ya que ese dia él estaba de viaje en Paraguay.

También explicó que en junio de 2015, el área de Transporte no estaba a cargo de Planificación, sino que lo manejaba la cartera de Interior que manejaba  Florencio Randazzo.

Otro complicado

El empresario Jorge Corcho Rodríguez, es otro de los mencionados en los cuadernos y se presentó en el 4 piso de Comodoro Py tras ser imputado y resta saber si se convertirá en arrepentido para colaborar con información.

“Corcho” fue a declarar a Comodoro PY. (Télam)

Se sospecha que Rodríguez habría participado en el circuito de pagos ilegales que involucra a empresarios y ex funcionarios del gobierno anterior, y una primera investigación arrojó que entregaba fondos en persona al ex subsecretario de Coordinación y Control de Gestión de Planificación. Sin embargo, en las últimas horas “Corcho” entregó pruebas que indican que en ese entonces él se encontraba en los Estados Unidos.