El cuerpo sin vida del futbolista brasileño, Daniel Correa Freitas, de 24 años, apareció cerca de un arbusto el pasado sábado en horas de la noche “casi decapitado y con sus genitales cortados” según informó la policía a medios locales.

“Desde la aparición del cuerpo, fue una situación muy violenta. El hombre tenía dos cortes profundos en el cuello, su cabeza estaba casi decapitada y sus genitales estaban cortados”, señaló el responsable del operativo.

En tanto, el cadáver fue descubierto en San José de Pinhais en el estado de Paraná, en el sur de Brasil, por transeúntes que recorrían la zona. Tras las primeras averiguaciones, la prensa del país vecino asegura que el hombre fue torturado aunque se desconoce el motivo del crimen.

Por último, el jugador se desempañaba en el San Benito, equipo que juega en la segunda división, donde se encontraba a préstamo cedido por el San Pablo, con quien tenía contrato hasta fin de año.

Así, San Benito se pronunció en comunicado oficial

“El deportivo Club San Benito lamenta la muerte del mediocampista Daniel, confirmada por la asesoría de prensa del atleta la noche del domingo (28). El jugador fue contratado por préstamo del Sao Paulo para reforzar el elenco del San Benito en la Serie B. La causa de la muerte aún no ha sido informada. La directiva del club lamenta el hecho ocurrido y se solidariza con la familia y amigos del jugador en ese momento de profunda tristeza”.

Aquí, el mensaje de la institución paulista

São Paulo FC

@SaoPauloFC

O São Paulo Futebol Clube lamenta profundamente a morte do meio-campista Daniel Corrêa Freitas. O clube se solidariza e presta condolências à família do atleta.