Denuncia de acoso sexual en el ámbito de la UNCuyo

Una trabajadora de la Facultad de Filosofía y Letras denunció que su jefe “le hacía caricias y le daba besos en la nunca”. Ambos fueron cambiados de lugar de trabajo

imagen

Imagen de archivo

Después del caso que involucra al exprofesor Mauro Aguirre, hoy con prisión domiciliaria, la Universidad Nacional de Cuyo vuelve a ser protagonista por una denuncia de índole sexual.

Según se supo,  una trabajadora de la Facultad de Filosofía y Letras denunció a su superior por diversos episodios en donde la “acosaba”.

En diálogo con los medios, Ignacio Estrada, director de Asuntos Legales de la universidad mendocina,  ahondó sobre la acusación de la víctima.

“En términos generales consiste en abusos de confianza surgidos en el ámbito laboral, relatando episodios en el 2012, algunas reiteraciones que ocurrieron en el 2015 y dos situaciones más en el 2017, de acuerdo a los términos de las denuncia. Yo creo que lo mejor que define a la denuncia sería el abuso de confianza. Es decir, alguna relación, alguna conversación o insinuación con un superior jerárquico en su ámbito laboral que obviamente encuadrarían en este término de acoso laboral”., manifestó el letrado.

La denuncia fue radicada en febrero del 2018 y ratificada en agosto del mismo año.

Es aquel momento, desde la UNCuyo se inició un sumario administrativo, con acuerdo de la trabajadora. Según advierten desde la casa de altos estudios, la mujer fue trasladada a otro sector “manteniendo las mismas condiciones laborales”.

Besos en la nuca

De acuerdo al relato del abogado de la víctima, Pablo Moreno, se desprenden algunos detalles de cómo fue el acoso que habría recibido la mujer.

“Hubo apariciones en el ámbito de la vida privada de ella, incluso hubo caricias no consentidas, algunos roces y besos en la nuca. Eso lo denuncia ella, primero de manera verbal en diciembre del 2017.

Posteriormente formaliza la denuncia en febrero del 2018 y la investigación empieza en septiembre del 2018 y quizás lo que resulte de manera muy elocuente es que cuando ella para poder formalizar la denuncia acuerda un traslado, un poco presionada porque no podía realizar una denuncia si continuaba en ese lugar de trabajo”, argumentó el letrado.

Fuente: El Ciudadano

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *