Soledad Ledesma, una procuradora de 33 años, denunció en la Justicia de Tucumán, que fue abusada sexualmente cuando era niña por Daniel Gustavo Zelaya (40), actual presidente del Concejo Deliberante de la Municipalidad de San Fernando del Valle de Catamarca por el Frente de Todos.

El caso trascendió públicamente luego de que la mujer decidiera realizar un posteo con su relato sobre lo vivido en las redes sociales. En diálogo con Catamarca/12, la denunciante contó lo sucedido y pidió justicia. “Cuesta, y mucho, pero sé que desde este lugar voy a ayudar a muchas víctimas que hoy están escondidas por miedo, por vergüenza, por mandatos, por formas”, dijo iniciando su relato.

Así explicó que tenía 8 años cuando Zelaya, quien cursaba sus 16  años y era vecino y amigo de su familia, comenzó a ultrajarla. Entonces, ambos vivían en la localidad de Lamadrid, provincia de Tucumán. El sometimiento se repitió durante dos años varias veces hasta que él se fue a estudiar a la provincia.

“Mi mamá lo trataba y lo quería como a un hijo, y como yo era una nena traviesa, él se aprovechaba de eso y me decía que nadie me iba a creer si contaba lo que pasaba. Yo no hablé por miedo, porque temía que mi mamá me pegue y no me crea y entonces me fui bloqueando”, contó.

Sin embargo, el silencio, la culpa, la confusión y el miedo detonaron en que a sus 8 años ella tuviera su primer intento de suicidio. Soledad admitió que fue su primer signo de alerta de lo que estaba sucediendo, pero su madre y familiares se lo atribuyeron a celos por la llegada de su hermano, ya que su madre estaba embarazada.

Zelaya habría vuelto varias veces desde entonces y visitaba su casa y, aunque ella se sentía incómoda y mal, seguía “bloqueada” sin poder reaccionar, o hablar sobre lo sucedido. Pasaron muchos años hasta que al fin pudo entender la gravedad y violencia de lo vivido.

“Muchos me preguntan por qué hablé ahora. Yo se lo atribuyo a que tomé conciencia por mi hija. Decidí hablar y denunciar justo cuando faltaban 10 días para que ella cumpla sus 8 años, no fue casual. No quería que ella corriera la misma suerte que yo”, aclaró.

“No importa lo partidario, ni siquiera sé de qué partido es él. Tengo solvencia económica y mi profesión y no me falta nada. Lo hice por mi hija y por mi familia. Además, entendí que he ayudado a muchas víctimas de violencia a lo largo de mis años y para mí pude encontrar el tiempo. Lo mío lo tapaba, pero un día salió”, explicó.

Fue el psicólogo al que concurre, quien luego de poder analizar lo sucedido, le dijo que debía hacer lo que esa niña de 8 años no pudo en su momento y que era contárselo a su madre. Soledad tuvo miedo, pero cuando su mamá lo supo inmediatamente le creyó y la abrazó, y lloró con ella. “Me pidió por favor que denuncie y que lo haga público, y es por eso que decidí recurrir a la justicia”.

Decisión

La denuncia por abuso sexual con acceso carnal fue radicada en la localidad de Concepción de Tucumán el 5 de marzo de 2020. Allí, ella relata que los hechos sucedieron entre 1996 y 1997. Sin embargo, la Justicia entendió que la causa no se enmarcaba en la Ley 27.206 que establece que no prescriben los plazos para delitos contra la integridad sexual de las personas y la archivó.

Tras esta decisión, ella apeló la medida y luego de una audiencia, en la que tuvo que volver a relatar lo sucedido ante cinco hombres, la causa se reabrió en diciembre del año pasado.

Soledad contó que la Justicia no sabía donde notificar al acusado, y ella, quien perdió todo contacto, lo único que recordaba es que el año anterior, por conducir en estado de ebriedad había tenido un accidente y estuvo grave y supo que era concejal en Catamarca. Es por esto que la notificación de la denuncia se realizó recién en marzo de este año en el edificio del Concejo Deliberante capitalino.

La sobreviviente relató en sus redes sociales que Zelaya le mandó a ofrecer dinero a través de su padre, “que le diga cuánto, ya que lo iba a perjudicar en su carrera política”.

La mujer asegura que continuará con la denuncia y que también por eso quiso hacerlo público: “No quiero que exista ningún ser humano que lo vea sin recordar que leyó o escuchó que una  niña de 8 años padeció entre sus manos”.

La notificación enviada a Catamarca, fechada en marzo, es para una audiencia conciliatoria que tendrá que enfrentar con su denunciado este mes.

Lo que no dimensiona la Justicia cuando una habla de abusos sexuales, es que ese dolor con el tiempo no se acaba. Cuando existe la muerte de un familiar, por ejemplo, el tiempo va curando esa herida, pero en el caso de los abusos sexuales el dolor te acompaña toda tu vida y cada cosa te recuerda eso que vos viviste. Lo tenemos presente en todo momento”, dijo Soledad.

Si bien, ella está casada desde 2013 y ahora tiene otra vida, explicó que desde sus 8 años tuvo muchos intentos de suicidio, de autolesiones y situaciones que le hicieron revivir el trauma. Incluso algunos de esos síntomas continúan. “Es un dolor que te acompaña para siempre y es peor que una muerte”, concluyó.

 

Zelaya fue reelecto en 2018 para el periodo 2019-2020 por el Frente de Todos y desde entonces ocupa el cargo de presidente del Concejo Deliberante de la Municipalidad de la capital de Catamarca.

Fuente: Página 12