Desabastecimiento de lácteos y fuerte aumento de precios: ¿Qué paso?

En los últimos días comenzaron a circular en Twitter fotos sobre la compra limitada de lácteos o su directo desabastecimiento en supermercados. En Filo.News te contamos que pasó con ese alimento básico para tantos hogares argentinos.

Desabastecimiento de lácteos y fuerte aumento de precios: ¿Qué paso?
Desabastecimiento de lácteos y fuerte aumento de precios: ¿Qué paso?

Llaman la atención los anaqueles vacíos y los carteles impresos pegados en la góndola de la leche, tanto a sachet como larga vida, en los supermercados. “Máximo 1 producto“, “Máximo 3 por grupo familiar hasta nuevo aviso” otros traen explicaciones:

Lejos de ser un caso aislado, fuentes de La Serenisima nos informaron que ante la falta de leche están bajando la producción en la planta. También adelantaron que mantienen el número de empleados pero las preocupaciones crecen al enterarse de la cantidad de tambos cerrados.

Entonces, la explicación no viene por parte de un distribuidor en particular sino con una situación generalizada en la industria lechera. Según la Asociación de Pequeñas y Medianas Empresas Lácteas (Apymel), las inundaciones y las elevadas temperaturas provocaron una caída de más del 30% en la producción de leche, como fue el caso de la provincia de Santa Fe.

Yisel 🐱@minervisha

Un Apple y un Forever 21 en cada esquina.

1.586 personas están hablando de esto

A su vez, según el informe de la Mesa Agroalimentaria de CAME de febrero, la leche de segundas marcas (como Ilolay o Milkaut) subieron su valor más de un 20% con respecto a enero mientras que la de una compañía líder, sólo un 1,6%. En este sentido, ante el desabastecimiento los comercios definen igualar los precios hacia arriba dejando casi sin diferencia el valor entre primeras y segundas marcas.

Si bien el consumo disminuyó, según el Observatorio de Políticas Públicas de la Universidad Nacional de Avellaneda en 2018 las ventas de lácteos se redujeron  1,7% el precio aumenta ante la menor oferta por el mal clima. Lo que no hay dudas es sobre el precio, que parece no tener techo.

Desde CAME denuncian que lo que le llega al productor es más de 7 veces menos de lo que se paga en góndola.  “$2,6 por litro de leche y en comercios se vende a casi 16”, siendo los supermercados quienes marcan el mayor incremento. En este sentido, y en un contexto donde el desabastecimiento y la caída en la producción permite remarcar precios hacia arriba es difícil saber cuando se estabilizará la venta de este producto básico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *