Patricia Riera es odolontóloga. Vive de su trabajo. Como es independiente, toda inversión que realice es a pulmón, es decir que sale de su bolsillo. Es por eso que debe ahorrar en dólares, ya que las herramientas de calidad para la ortodoncia son internacionales y solo aceptan la moneda estadounidense.

Como en otras ocasiones, Patricia fue a una casa de cambio que es de su confianza a cambiar el dinero en dólares, a una cuadra de Avenida Santa Fe y Coronel Diaz.

Al terminar el proceso, fue a tomar un café a una conocida cadena de pizzerías, sin saber lo que se venía. Minutos después, pero en transcurso de un instante, un hombre entró al negocio a cara descubierta, agarró a Patricia del pelo, la golpeo, la tiro al piso, la pateó y se llevó el bolso mientras la apuntaba con un arma.

“Estoy todavía muy shockeada porque estaba en un lugar tan común como es Santa Fe y Coronel Diaz, tomándome un café y de repente sufro este asalto tan violento” cuenta Patricia en exclusiva a Crónica TV con el rostro golpeado por el ataque.

Al contar esto, se toma unos segundos para seguir, mirándose las manos gopeadas por las patadas del delincuente, y prosigue: “La verdad que fue una situación muy brusca y una angustia terrible, porque que te estén apuntando con un arma es algo totalmente desagradable“.

Respecto a su opinión de cómo pasó, opina que “directamente salí e hice una cuadra. Evidentemente me debían tener marcada porque esta persona vino solo a buscarme a mi para sacarme la cartera”.

Cuando el agresor salió del lugar, Patricia relata que “había un policía, pero como estaba en una moto con alguien esperándolo ni lo persiguió, no dio la voz de alto, nada”.