Ariel Norberto García es el principal sospechoso del crimen de Carolina Medina, quien estaba embarazada y le hallaron una botella de cerveza en los intestinos que le introdujeron por vía anal. Los familiares, junto con su abogada, piden que la causa deje de ser caratulada como “homicidio simple” y pase a considerar la figura de “femicidio”. Ahora se investiga si el sujeto está involucrado en otros dos crímenes de mujeres.

Carolina Medina estaba embarazada cuando fue asesinada

Uno de los casos ocurrió en 2010, cuando García mató con un destornillador a una joven de 22 años. La Justicia lo detuvo pero consideró que se había tratado de un acto de legítima defensa porque, según declaró García, la víctima lo había amenazado con un cuchillo para robarle. Sin embargo, los familiares de la occisa aseguran que no tenía antecedentes de robo y sabían que ambos se conocían.

El otro hecho es el de Silvana Miño, una mujer de 28 años que había desaparecido el 13 de enero del 2017 y parte de su cuerpo, que fue descuartizado, apareció dos meses después cerca de un arroyo en Wilde. Al momento del hallazgo, se pensó que podía llegar a tratarse de los restos de Stella Maris Sequeira, la mujer del abogado Rubén Carrazzone, desaparecida desde diciembre del 2016. Sin embargo, seis meses después, se confirmó que era el cuerpo de Miño. La autopsia determinó que la mujer había muerto entre el 14 y el 15 de enero, un día después de su desaparición.

Silvana Miño tenía 28 años y fue hallada desmembrada

García fue la última persona que la vio con vida a Silvana. Ambos se estaban viendo hacía algunas semanas, según confirmó la familia de la víctima. Fueron juntos a una fiesta en Quilmes y se retiraron de igual manera. El hombre declaró una sola vez en la causa en la que reconoció haber sido el último que la vio antes de su desaparición, pero dijo que la dejó en la parada de un colectivo después de estar en un albergue transitorio. La familia de Silvana siempre sospechó de García pero la Justicia no avanzó y la causa sigue impune. Ya se contactaron con la familia de Carolina.