Este martes, cerca de las 3.30, personal de la DDI de Pergamino detuvo al único prófugo por el secuestro exprés de la hija de un importante empresario y dueño de una reconocida marca de ropa femenina, ocurrido la madrugada del lunes en ese partido bonaerense.

Se trata de  José Romero, de 28 años, quien estaba escondido dentro de un auto blanco estacionado debajo de un puente conocido como “Puente de la Cruz”, más precisamente donde se unen la Ruta 8 y la que va camino a Bigand, informa Primera Plana.

LEÉ MÁS: INSÓLITOS DETALLES DEL SECUESTRO DE LA HIJA DEL EMPRESARIO EN PERGAMINO

Se supo que el acusado fue detenido luego de ofrecer resistencia ante las autoridades. Romero fue sorprendido dentro de su coche, escondido bajo un puente. En ese momento, el malviviente forcejeó con los pesquisas e intentó huir a la carrera en plena madrugada; sin embargo,  los investigadores, guiados con linternas, lograron alcanzarlo y, tras una pelea con el personal de la DDI, el sospechoso, que no portaba armas ni celular, fue trasladado a la dependencia local.

José Romero. El sujeto detenido por el secuestro de una joven en Pergamino.

Móvil del secuestro

Todo sucedió el sábado por la noche, cuando la víctima se vio con su novio. Al cabo de unas horas, la chica llamó a su chofer/custodio, Raúl Romero, para que la pase a buscar por la casa de su pareja. Fue así que Raúl se dirigió hacia el domicilio del muchacho a bordo de la Jeep Grand Cherokee de la familia. A su regreso, segundos antes de ingresar al hogar de la joven, un hombre encapuchado y armado se subió a la camioneta y los obligó a alejarse del lugar.

El atacante ató las manos del custodio, una al volante y otra a la palanca de cambios, y así encararon por la Ruta 8 hasta llegar al barrio Villa Alicia donde finalmente detuvieron la marcha. Fue allí donde el chofer le insistió al secuestrador que deje ir a la joven, pero hubo un forcejeo que culminó con un balazo en el hombro del custodio.

Tras este violento episodio, el secuestrador prendió fuego la Jeep, metió a la víctima dentro del baúl de un Ford Falcon que tenía estacionado en ese lugar, y escapó mientras pedía el rescate, por teléfono, al padre de la joven.

Alrdedor de las 8 de la mañana del domingo, el papá de la secuestrada dejó alrededor de un millón de pesos en un santuario de Gauchito Gil, frente al aeródromo de Pergamino.

Sin embargo, luego de sufrir una falla mecánica en el Falcon, el malviviente finalmente liberó a la muchacha en el barrio Tupac Amaru, y los policías recuperaron el dinero dejado en el santuario.

El caso quedó en manos de la Fiscalía de San Nicolás y la DDI de Pergamino.

LEÉ MÁS: ¿POR QUÉ LOS SECUESTRADORES NO BUSCARON LA PLATA DEL RESCATE?

¿Quién es José Romero?

El detenido, hermano del custodio de la joven secuestrada, no presenta antecedentes y, por tal motivo, personal policial sospecha que se trató de “una avivada que le salió mal”.