Foto: Tiempo Argentino

Foto: Tiempo Argentino

Mariano Martínez Rojas, uno de los cómplices de Sergio Szpolski, Matías Garfunkel y el resto de los accionistas en el vaciamiento del Grupo Veintitrés, fue detenido en Miami en la tarde del viernes, y las autoridades estadounidenses deberán decidir si lo deportan a la Argentina.

Si bien Martínez Rojas -quien también lideró la patota que atacó la redacción de Tiempo Argentino en julio de 2016- tiene dos pedidos de captura internacional, fuentes del Ministerio de Seguridad indicaron a ese diario que la detención se produjo en el marco de un “proceso migratorio”, probablemente derivado de ese visado especial que estaba gestionando.

El seudo empresario tiene aún una posibilidad de evitar la deportación. Lo podrá hacer en una audiencia que se celebrará probablemente entre lunes y martes de la semana próxima.

Su abogado, Alejandro Sánchez Kalbermatten, manifestó que renunció a la defensa de Martínez Rojas “hace dos o tres semanas”, ya que su cliente no le pagó los honorarios pactados.

Si Estados Unidos resolviera la deportación, el prófugo de la justicia argentina sería expulsado y, en situación normal, debería ser enviado libre a su país de origen. Al llegar a la Argentina debería ser inmediatamente detenido, en cumplimiento de las órdenes de captura vigentes.