DÍA DEL CELÍACO EN MAIPÙ

La Municipalidad de Maipú a través de la Subdirección de Salud conmemora el 5 de mayo el Día del Celíaco a partir de las 18 horas en la Plaza 12 de febrero con una serie de actividades en función de esta enfermedad que contempla charlas, degustación de alimentos aptos y taller de gastronomía. De hecho se pondrá en valor el programa de Apoyo al Paciente Celíaco que implementa la comuna, el cual está destinado al seguimiento médico, apoyo nutricional y económico, talleres informativos y preventivos, talleres prácticos de cocina  y asesoramiento a las leyes actuales de celiaquía.

“Ser Celiaco no es un problema, sino una forma de vida, el verdadero inconveniente está en el desconocimiento que hay sobre la enfermedad celiaca, la falta de información en la población, la necesidad de una mayor cantidad de alimentos sin gluten, apoyo económico y  psicológico y emocional a las familias” explica Ricardo Miatello, a cargo de la subdirección de Salud de la comuna.

 En Argentina alrededor de 400.000 personas padecen de Enfermedad Celiaca, lo que equivale a 1% de la población. El único tratamiento, por el momento es el cuidado mediante una dieta en la que se evita la ingesta de trigo, avena, centeno, cebada y sus derivados. En Mendoza no se sabe con exactitud cuántas personas son celiacas. Se estima que una de cada 8 celíacas tiene diagnóstico y el 90% de ellos no tiene síntomas. Actualmente se calcula que de 1 de cada 100 personas es celíaca, la enfermedad puede presentarse en cualquier momento de la vida, desde la lactancia hasta la adultez avanzada.

La Municipalidad de Maipú realiza actividades durante el año basadas en el programa mencionado. Por lo el cual se entrega mensualmente  módulos alimentarios aptos para los pacientes  beneficiarios del programa, entrega de hornos eléctricos, reuniones y los  talleres  de cocina con pacientes celiacos con y sin obra social. Asesoramiento sobre la ley nacional y provincial: pensiones no contributivas  y eventos en la comunidad. En primavera se organiza un “picnic  apto para céliacos”,  en la finca la abuela María Russell, donde se trabaja con niños, en un comparativo entre las sustancias toxicas ilegales y el consumo del gluten, almuerzo familiar y trabajos con los padres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *