Día Mundial sin Tabaco: asesoramiento y orientación en programas para dejar de fumar

El Ministerio de Salud, Desarrollo Social participará en las actividades propuestas para este día por la Comisión Provincial de Tabaco. El lunes 30 se instalará un puesto de información y asesoramiento sobre programas y consultorios de cesación tabáquica en la sede del DAMSU, y el martes 31, en el Hospital Lagomaggiore.

Para generar conciencia sobre el impacto del consumo de tabaco en la salud de las personas y el ambiente, la Comisión Provincial de Tabaco organizó distintas actividades por el Día Mundial sin Tabaco, que se celebra el 31 de mayo.

Esta comisión está integrada por referentes del Ministerio de Salud, Desarrollo Social y Deportes, a través del Programa Provincial de Control del Tabaco y del Programa de Enfermedades  Respiratorias Crónicas y Tuberculosis, la OSEP, el DAMSU, la Fuesmen, la Facultad de Ciencias Médicas y el área de Salud Integral de la Secretaría Bienestar Universitario de la UNCuyo y del Hospital Universitario.

El lunes 30, de 9 a 12, se instalará un stand en la entrada del DAMSU, con profesionales especialistas en cesación tabáquica, que realizarán asesoramiento y orientación en programas para dejar de fumar.

El martes 31, de 10 a 12, el stand se ubicará en el hall central del Hospital Lagomaggiore. Allí, se informará al público sobre los consultorios de cesación tabáquica que funcionan actualmente en la provincia.

“El tabaco envenena nuestro planeta”

Cada 31 de mayo se celebra el Día Mundial Sin Tabaco para destacar los riesgos para la salud asociados al consumo de tabaco y promover la aplicación de políticas públicas eficaces para reducir ese consumo.

El lema 2022 hace referencia al impacto nocivo de la industria tabacalera sobre el medio ambiente: El tabaco envenena nuestro planeta. A lo largo de su ciclo de vida, el tabaco contamina nuestro planeta y daña la salud de todas las personas.

Al respecto, la Organización Mundial de la Salud declara que el impacto es enorme y va en aumento, lo que añade una presión innecesaria sobre los ya escasos recursos y frágiles ecosistemas de nuestro planeta.

El tabaco mata a más de 8 millones de personas cada año y destruye nuestro medio ambiente, dañando aún más la salud humana, a través del cultivo, la producción, la distribución, el consumo y los desechos posteriores al consumo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.